UGT reclama al Gobierno que los profesionales de seguridad privada puedan acogerse a la jubilación anticipada

La seguridad privada, que por Ley actúa como complementario a la seguridad pública, cuenta con profesionales cuya media de edad es de cincuenta y cuatro años.

UGT ha venido trasladando al Gobierno en los últimos años la necesidad de abordar la tramitación de expedientes reductores así como recuperar el contrato de relevo en el sector de la seguridad privada. Un sector sometido a un número importante de horas extraordinarias así como a índices elevados de penosidad.

UGT introdujo la petición en el Ministerio en el año 2017, no habiendo tenido hasta la fecha una respuesta positiva por parte de la Administración. En igual forma y conjuntamente con la Patronal introdujo la mencionada posibilidad en la negociación colectiva estatal.

En la actualidad la media de edad en la seguridad privada e nuestro país es de cincuenta y dos años elevándose a cincuenta y cuatro en el transporte de fondo. Una profesión complementaria por Ley a la seguridad pública y que pone en primera línea de actuación en lugares de pública concurrencia así como en dependencias estratégicas a los vigilantes de seguridad que son los garantes de la protección de este tipo de instalaciones y por ende de un número elevado de ciudadanos y ciudadanas de este país que concurren diariamente a este tipo de instalaciones.

El impacto de la tecnología en el sector ya se viene implementando en la actualidad y sin duda elevará progresivamente su presencia en el sector en los próximos años. La búsqueda de nuevos perfiles de ingreso a la profesión ha sido explorada desde los agentes sociales y económicos de la actividad mediante la puesta en marcha de un módulo de formación profesional como vía de acceso a la seguridad privada en los próximos años, resultando de vital importancia la aplicación en el sector de coeficientes reductores así como del contrato de relevo como herramientas fundamentales para que el sector pueda realizar una transición ordenada en los próximos años sin afectar a personas trabajaras de avanzada edad que merecen una salida digna de la profesión.