Glovo y UGT anuncian la creación de una mesa de análisis y prospectiva

La tecnológica española Glovo y el sindicato UGT van a crear una mesa de análisis y prospectiva para explorar fórmulas que den respuesta a las nuevas realidades de la economía digital, en especial la de los servicios bajo demanda. En los encuentros se explorarán posibilidades de mejora en materia de derechos, protección y seguridad.

UGT apuesta por “el diálogo como la mejor herramienta para dar respuesta a los retos que plantea la realidad actual. Celebramos poder iniciar este foro de debate porque ambos tenemos un objetivo común: avanzar en derechos. Se trata de un entorno exploratorio para buscar entre todos soluciones y mejoras”.

Por su parte, Sacha Michaud, co-fundador de Glovo, añade: “La transformación de la economía es una realidad y todos debemos dar respuestas y soluciones innovadoras a este nuevo contexto. Queremos avanzar para que todas las personas con las que trabajamos tengan la posibilidad de ser representadas y que puedan trasladarnos sus inquietudes para aportar soluciones y mejoras”.

Esta mesa se enmarca en el Plan de Ordenación y Normalización que Glovo anunció. Se trata de una iniciativa con tres líneas de acción: mejoras, soluciones y beneficios para todos los colectivos, con independencia de su relación con Glovo. La compañía reconoce que «quiere marcar un antes y un después en el sector ampliando derechos a todos sus colaboradores y devolviendo al conjunto de la sociedad, a través de diferentes iniciativas, la confianza que ésta ha depositado en la tecnológica».

Bajo el título “Mirando al futuro” el Programa, que la empresa irá desarrollando y presentando paulatinamente, se encuentra en una fase inicial y busca avanzar en derechos para todos los agentes que forman parte del ecosistema de la plataforma, así como promover el diálogo institucional sobre la innovación y mejora integral del sector. Su implantación se convertirá en un hito para la nueva economía digital con respeto al marco legislativo vigente regulador del reparto urbano, y en especial para el sector de los servicios bajo demanda, y se realizará de la mano de la sociedad civil.