Opinión

Diego Giraldez | Sº Federal Sector de Seguridad FeSMC-UGT

Diego Giraldez | Sº Federal Sector de Seguridad FeSMC-UGT

Mar, montaña, movilización

Hace algunos días los poderosos de este país y sus voceros mediáticos no entendían que nuestro sindicato lanzara mensajes tan lógicos a los trabajadores y trabajadoras de este país como que disfrutaran de sus merecidas vacaciones, derecho  irrenunciable y que seguramente para algunos frikis que componen la extrema derecha, y no tan extrema,  debería ser abolido por el bien de la Patria.

Otros patriotas poderosos dejan de serlo cuando por la vía de impuestos directos se les lleva a un paradigma tan evidente como que en una situación excepcional ellos con sus inmensos beneficios también deben arrimar el hombro, están muy mal acostumbrados ellos se envuelven en una bandera que es de todos y de todas para intentar volver a esa España en blanco y negro y también en color para que una vez más sean los trabajadoras y trabajadoras de este país quien paguemos la factura de la crisis que se avecina.

Su receta es la de siempre bajar impuestos. La sanidad pública, la educación pública, las pensiones, para ellos no existen estos patriotas no las necesitan por lo tanto hay que reducirlas todavía más.

Según ellos, los poderosos patriotas, contener la inflación pasa por reducir el gasto público es decir pasa por atentar contra los servicios facilitados por el Estado a los más desprotegidos.

Subir los impuestos a rentas superiores a 100.000 euros según ellos es atentar contra la clase media de este país, subir el SMI según ellos es incrementar las tasas de paro y no apostar por el tejido empresarial, subir los salarios los poderosos y sus voceros mediáticos lo interpretan como una  desfachatez porque supone una segunda vuelta en la inflación y como un ataque de los sindicatos a su Patria es decir entiéndase por su Patria que los que ganan más siguán ganando más y el resto que somos la inmensa mayoría renuncie a sus derechos y colabore con ellos sin replicar.

Seguimos ante una Patronal que sigue sin querer escuchar que este país necesita un cambio de modelo.

Un modelo de empresas que sustituya la precariedad y los bajos salarios instaurados en el conjunto del país por  competitividad basada en el valor añadido. Nunca es el momento de iniciar esa tan necesaria transformación del mercado laboral y empresarial en nuestro país. Pero contrariamente siempre están dispuestos a intentar eliminar derechos conquistados o a reducir salarios por el bien de su Patria.

SALARIOS o CONFLICTO no es un slogan, tampoco es un ataque contra el tejido empresarial que sigue instaurado en la crisis sanitaria, en la guerra de Ucrania o en la desaceleración económica que puede situarse en el mundo en los próximos meses.

Desde el Sindicato no la negamos todo lo contrario hemos sido capaces de llegar acuerdos, mientras la clase política ha seguido en campaña electoral permanente sin preocuparse de los problemas reales de las personas. Pero todas estas circunstancias que acontecen en el mundo y por ende en nuestro país, no nos deben alejar de luchar por algo tan lógico como que los trabajadores y trabajadoras no paguemos la factura de situaciones provocadas por otros intereses ajenos al mundo del trabajo.

Pedir que los trabajadores y trabajadoras no pierdan poder adquisitivo ante una inflación desmesurada, luchar por un reparto más justo de la riqueza, solicitar la transformación empresarial basada en mayor valor añadido y mejores condiciones laborales, es tanto como luchar por un modelo donde las desigualdades sociales no se vean incrementadas como pretenden desde algunos ámbitos políticos en nuestro país envueltos en una bandera que no les pertenece.

Por eso desde UGT vamos a seguir insistiendo en que los derechos y las condiciones laborales y sociales también deben ser atendidos por los poderosos en momentos de incertidumbre.

Los trabajadores y trabajadoras de nuestro país y por añadidura los vigilantes de seguridad tienen derecho a disfrutar de sus vacaciones, no solo es patrimonio de los poderosos, tienen todo su derecho a estar en el Mar, en la Montaña y también en las Movilizaciones para luchar por un mundo y un sector más justo y más igualitario.