UGT solicita al Gobierno la gratuidad del transporte de viajeros por carretera allí donde coexista con el ferroviario, bonificado al 100%

Entre las medidas adoptadas por el Gobierno para reducir el impacto de la inflación sobre las economías domésticas de los ciudadanos, ha sido de especial relevancia la gratuidad de los servicios de Renfe Cercanías, Rodalies (Cataluña) y Media Distancia.

UGT valora esta medida, sin embargo considera que puede tener consecuencias nada deseables sobre el transporte de viajeros por carretera. Las estimaciones del Gobierno fijan en un 15% el incremento de la demanda de transporte ferroviario como consecuencia de la bonificación del 100% del abono mensual para este servicio.

Nuestra Organización, siempre en defensa de la intermodalidad, la movilidad y un transporte sostenible, defiende una red de transporte público eficiente en un entorno de libre competencia con las mismas reglas para todos los modos de transporte.

Sin embargo, visto lo anterior, nos tememos que se pueda producir una situación de competencia desleal entre el transporte ferroviario y el transporte de viajeros por carretera en aquellas áreas geográficas donde coexisten ambos modos de transporte. Esto tendría como consecuencia una bajada de actividad y de ingresos para las empresas de autobuses que podrían verse abocadas a tomar medidas de ajuste que pondrían en riesgo el empleo.

UGT se reúne con el Ministerio de Transportes

Para evitar esta situación, la federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT (FeSMC-UGT), encabezada por su Secretario General, Antonio Oviedo, se ha reunido con representantes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para trasladarles nuestra preocupación y plantear como alternativa la gratuidad, también, de los servicios de transporte de viajeros por carretera en las zonas geográficas de todo el territorio nacional donde conviven ambos modos de transporte: ferroviario y carretera.

Igualmente, hemos mandatado a todas las federaciones territoriales de FeSMC-UGT a solicitar a las Comunidades Autónomas la implementación de la citada medida en el ámbito de sus competencias.

De esta manera, se recuperaría el equilibrio en la demanda de transporte y no se pondría en riesgo la viabilidad de ninguna empresa de autobuses, ya sean urbanos, interurbanos o líneas regulares de largo recorrido, asumiendo los distintos Gobiernos -central y de CCAA- la bonificación en análogos términos a los de Cercanías, Rodalies y Media Distancia de Renfe Operadora.