Hay que acelerar las medidas para erradicar la brecha digital

UGT demanda conectar a la España Vaciada y formación en competencias digitales para las personas desempleadas

La brecha digital permanece enquistada en nuestro país. UGT insta a poner en marcha, con carácter inmediato y prioritario, el Plan sobre capacidades digitales, anunciado por el Gobierno, y redoblar los esfuerzos para conseguir una transformación digital participativa, equitativa, justa y responsable. Solo así será posible asegurar la cohesión social y territorial.

La Encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías de la Información y Comunicación en los hogares, correspondientes al año 2021, difundida por el INE, revela que aún nos queda mucho camino para acabar con la gran brecha digital que tiene España. Hay una lenta mejoría en inclusión digital (conectividad), pero se constatan los problemas relacionados con el uso y el aprovechamiento de las tecnologías.

Así en 2021, en España, todavía 1,75 millones de personas y más de 660.000 viviendas no están conectadas a Internet; más de 7 millones de personas nunca envía un correo electrónico y un 35% de nuestra ciudadanía no utiliza la banca electrónica.

Los desequilibrios clásicos por edad, nivel de estudios, renta y territoriales siguen muy presentes, pero se hacen extremadamente críticos cuando se trata de personas desempleadas (1 de cada 4 no sabe enviar un correo electrónico, ni usar una hoja de cálculo).

Además, cuanto menor es el núcleo poblacional, menor es el acceso, uso y aprovechamiento que se hace de Internet y sus servicios, lo que demuestra el estado de abandono digital del entorno rural. Por ejemplo, los habitantes de las poblaciones pequeñas usan un 9% menos la banca online.

Por otra parte, un 31% de los ciudadanos no sabe cómo comunicarse con las Administraciones Públicas.

Una brecha que ahonda en la igualdad de oportunidades.

Como en años anteriores, los colectivos que más sufren esta forma de desigualdad del siglo XXI son los desempleados y habitantes de los núcleos poblacionales más pequeños. En todos los indicadores analizados, el aprovechamiento digital de los desempleados es inferior a los de aquellas personas con empleo, y los habitantes de la España vaciada también presentan un menor aprovechamiento digital. Así el uso del correo electrónico es un 10% menor en los entornos rurales; la banca electrónica un -9%; la solicitud online de citas médicas, un -11%.

Las razones de esta realidad siguen siendo las mismas: un 60% de los excluidos digitales, lo son porque no tienen los conocimientos necesarios.

UGT insta al Gobierno a poner en marcha ya el Plan sobre capacidades digitales anunciado a principios de octubre, que debe contemplar las siguientes líneas de actuación:

  • Formación laboral: con implantación masiva de cursos de capacitación TIC para personas en situación de desempleo; el establecimiento de un derecho a la Formación Continua Profesional en la jornada laboral, con recursos presupuestarios suficientes, para mejorar las competencias digitales de las trabajadoras y trabajadores.
  • Ciudadanía digital: instauración de planes de formación presenciales
  • Infraestructuras de telecomunicaciones. Establecer un plan nacional que, sobre la base de la tecnología 5G, lleve accesos de alta velocidad de conexión a Internet a todos los rincones del país.