UGT reclama una mayor ambición en los Presupuestos del próximo año

UGT valora que los PGE para 2022 se presenten en tiempo y forma, considera que su orientación es positiva, pues recogen un incremento en casi todas las partidas, pero advierte que muchas medidas, aunque apuntan en la dirección correcta, no tienen un alcance suficiente.

Los PGE de 2022 son absolutamente claves para consolidar el desarrollo futuro de nuestro país, por dos circunstancias. Primero, porque deben impulsar la economía para salir definitivamente de la crisis provocada por la pandemia, e incluirán buena parte de los fondos Next Generation EU, sistematizados a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y que constituyen una oportunidad única que nuestro país no puede desaprovechar para construir un nuevo modelo de crecimiento más estable, eficiente y sostenible, y un estado de bienestar más robusto.

Segundo, porque deben contemplar todas las medidas necesarias para paliar el impacto de la pandemia sobre los hogares y, sobre todo, sobre las personas más vulnerables, incidiendo de manera nítida sobre la reducción de desigualdades y de las situaciones de pobreza.

Tres deben ser, por tanto, a juicio de UGT, los ejes que definan los PGE para 2022: impulso económico, modernización del tejido productivo y fortalecimiento del estado de bienestar, con atención especial a las personas más vulnerables.

Durante la pandemia este Gobierno, con la contribución de los interlocutores a través del diálogo social, demostró que se podía gobernar de otra forma radicalmente opuesta a la que representaron las políticas de austeridad extrema de 2010 a 2013, más eficaz y justa. En 2022 toca ratificar este cambio de signo de las políticas aplicadas, bajo la máxima de no dejar a nadie a atrás en la nueva fase económica que ahora comienza.

En conjunto, lo conocido hasta ahora del Proyecto de PGE para 2022, y a falta de profundizar en el detalle de sus medidas, merece una valoración general positiva, en la medida que mantiene una senda moderadamente expansiva e incluye algunas medidas sociales destacables, pero resulta demasiado conservador en el diseño y concreción de algunas actuaciones fundamentales.

Muchas medidas apuntan en la dirección correcta en cuanto a objetivos y planteamientos, pero están planteadas de manera que su alcance resulta claramente insuficiente, lo que reduce su impacto potencial.