Los trabajadores de H&M continúan movilizándose contra el cierre de las tiendas en Granada

Este viernes, 7 de mayo, a las 12:00h, en el Centro Comercial Nevada, se ha celebrado una nueva concentración de los trabajadores/as del establecimiento, en protesta por su cierre, ya que se considera que la verdadera pretensión de la empresa es obtener más beneficios a costa de los trabajadores que quiere despedir y las tiendas que quiere cerrar.

La Federación de Servicios, Movilidad y Consumo (FeSMC) de UGT Granada, sigue movilizándose ante el injustificado procedimiento iniciado por H&M a principios de abril, de conversión de los ERTE en ERE y de modificación sustancial de condiciones de trabajo, que afectaran a un elevado número de empleados.

La compañía ha cerrado ya en Granada los puntos de venta de Reyes Católicos, en el centro de Granada, y del Centro Comercial Serrallo, dejando únicamente abierta la tienda del Centro Comercial Nevada,y justifica este procedimiento, por causas productivas y organizativas, fruto de la transformación que han sufrido los hábitos de consumo y la necesidad de adaptación de su modelo de negocio a la nueva realidad comercial que la pandemia ha acelerado.

Desde el Sindicato se alerta que la dirección de H&M lo que pretende con la presentación de este ERE es reducir costes a cuenta de los trabajadores, mediante despidos y precarización de sus condiciones laborales, con nueva mano de obra con empleos de reducido horario y salario,  e incrementar sus beneficios apostando por la venta online, un cambio estratégico de la compañía internacional que no es consecuencia de la incidencia de la pandemia, ya que el cambio se viene produciendo desde hace tiempo y con anterioridad a la crisis sanitaria. Lo que H&M pretende ahora, denuncian, es utilizar el COVID-19 para apuntalar, a costa de la pérdida de empleos y el cierre tiendas, su intención de reducir drásticamente la venta directa, desatendiendo sus tiendas, a sus trabajadores y trabajadoras, que soportan sobrecargas de trabajo.

Por todo esto, UGT muestra su rechazo absoluto y el malestar con las medidas planteadas, entendiendo que hay alternativas, menos traumáticas de las que poder hacer uso, y anima a toda la plantilla a que se mantenga unida y haciendo frente a la multinacional, demostrando unidad y solidaridad entre las trabajadoras y trabajadores, y, a través de la movilización y la lucha, se conseguirá que se respeten las condiciones laborales y el blindaje del empleo.