Opinión

Efrén Sánchez, delegado Sector Ferroviario FeSMC-UGT

Efrén Sánchez, delegado Sector Ferroviario FeSMC-UGT

¿Esenciales?

Las trabajadoras y trabajadores de los sectores de los servicios, la movilidad y el consumo llevamos algo más de un año escuchando en numerosos espacios que somos esenciales, cosa que por otro lado siempre hemos llevado con orgullo y responsabilidad.

Pues bien, ahora llega el momento de que analicemos: esenciales, ¿para qué?, ¿para quién? ¿Qué significa esto? Significa que guardamos el miedo en nuestra mochila un 14 de marzo de hace un año y salimos a trabajar por unas calles desiertas. Significa que, aún cuando nadie parecía tener clara cuál era la mejor manera de protegernos, seguimos saliendo. Significa que las mascarillas, los geles hidroalcohólicos, las mamparas tardaron en llegar, pero nosotros siempre puntuales. Significa que cargamos con la responsabilidad de no paralizar un país. Y todo esto, repito, lo hicimos con orgullo, responsabilidad y sin pedir nada.

Nuestra sorpresa viene cuando llega la ansiada vacuna que tanto estábamos esperando. Y de repente se deja de escuchar acerca de nuestra “esencialidad” sin que dejemos de trabajar, claro está, faltaría más.

El Gobierno, único que puede decidir acerca de quién será o no vacunado -ya que con el acuerdo europeo no se pueden adquirir vacunas de manera privada – después de cuatro meses desde la primera dosis administrada, sigue sin acordarse de nosotros y nosotras.

Lejos quedan los agradecimientos y las peticiones de un esfuerzo mayor que, a veces, sobrepasaba la propia razón. La esperanza de que al menos, por una vez, después del duro año pasado se haría justicia con todas y con todos nosotros, los esenciales, se desvanece. No estamos en el Plan de Vacunación, ni siquiera una mera previsión de ello. Tenemos que resignarnos a esperar a que nos toque “nuestro turno” por grupos de edad.

Parece que ya, después de haber vacunado a los profesionales que consideraron oportunos -con buen criterio, claro está- no es importante el que mantuvo abierto el supermercado, o la tienda de alimentación. Ya no son tan importantes las personas que garantizaron la movilidad, tampoco el servicio hotelero decretados como esenciales… Ni todos los demás que, pese a las enormes dificultades, abrieron para hacernos algo más llevadera esta época que será imposible de olvidar.

Tampoco ese personal de limpieza que nos hizo sentir más seguros. Comercios, grandes almacenes, telecomunicaciones, informadores de los medios… todos olvidados, todas olvidadas.

Mañana es el Día de la Salud en el Trabajo: ¿Vamos a dejar que no nos escuchen? #28deabril #SaludLaboralFundamental.
También se aproxima el Día del Trabajador/a: ¡Salgamos a reclamar lo que es justo y no se nos ha dado!  #1demayo #AhoraTocaCumplir

No permitamos que la nueva normalidad traiga consigo las viejas costumbres de menospreciarnos, esta vez no. Que nadie nos robe la memoria, toda una población sabe que nosotros fuimos, somos y seremos ESENCIALES.