La UGT defiende que el acuerdo de Limpiezas cumple los objetivos sindicales prioritarios y acusa a ELA y LAB de actuar con deslealtad y engañar a las trabajadoras

La UGT defiende que el acuerdo firmado con la patronal del sector de Limpiezas cumple los objetivos prioritarios que recogía la plataforma sindical y por los que se había convocado la huelga de cuatro días: forzar a la patronal a volver a la mesa negociadora y lograr un convenio que incrementara los salarios por encima del IPC, que recuperara el 100% en caso de baja y que mejorara el empleo, posibilitando el aumento de la jornada a quienes trabajan a tiempo parcial.

La UGT siempre valora los acuerdos por lo que se logra en la negociación, no por lo que se pide, pero en este caso, el resultado responde satisfactoriamente a todos los objetivos sindicales que nos habíamos planteado el conjunto de las organizaciones sindicales que representamos a las plantillas.

En primer lugar, hemos conseguido que la patronal volviese a la mesa negociadora, desbloqueando un convenio que llevaba dos años en vía muerta, con las trabajadoras sin la más mínima mejora laboral ni económica.

Y en segundo lugar, hemos logrado un acuerdo satisfactorio para las tres grandes reivindicaciones planteadas en la plataforma sindical unitaria:

1. Mejorar sustancialmente los salarios por encima del IPC. Pese a que los dos primeros años de vigencia no tienen subida salarial y a que el incremento del 2,5% para este año 2021 se aplica a partir de abril, esta subida mejora en un punto el IPC histórico de los años 2018, 2019 y 2020, que en conjunto fue del 1,5%. Además, se plantea un incremento para cada uno de los dos últimos años del convenio del 1,75%, por lo que la subida salarial para todo el periodo de vigencia es del 6%, un aumento que consideramos sustancial.

2. Se ha conseguido que la mayoría de las trabajadoras del sector cobre el 100% en caso de baja por enfermedad, que era un segundo objetivo fundamental.

3. Y acuerdo también recoge mejoras en el empleo, posibilitando el aumento de la jornada a las trabajadoras que tiene contratos a tiempo parcial, medida que contribuirá a corregir la brecha salarial de género.

A todos nos hubiera gustado un acuerdo con mayores subidas salariales y otras mejoras laborales, pero lo conseguido en la negociación permitía desconvocar una huelga, cuya incidencia ya se habían encargado de debilitar las Administraciones Públicas, estableciendo servicios mínimos del 100%, lo que hacía recaer el peso de la movilización exclusivamente sobre las limpiezas industriales.

La UGT consideró en el momento de decidir la firma del acuerdo que con lo que se había logrado en la mesa negociadora, el hipotético beneficio adicional que pudiera conseguirse con la huelga en ningún caso iba a compensar su coste, más todavía a la vista del escaso compromiso adquirido con la huelga por los sindicatos ELA y LAB, cuyas delegadas estaban pidiendo de víspera a sus empresas horas sindicales para los cuatro días de huelga. ¿Quién ha traicionado y engañado a las trabajadoras? Y cuando el día anterior a la huelga, ELA estaba negociando un pacto de empresa en las limpiezas del matadero de AN Avícola. ¿Quién estaba reventando la huelga?

Lamentablemente, en este conflicto se han vuelto a poner de manifiesto los dos modelos de comportamiento sindical que existen en Navarra: el de quienes asumimos la responsabilidad de negociar y lograr los mejores acuerdos posibles, y el de quienes bajo el disfraz de radicales y puros, lo único que hacen es criticar e insultar, para luego ser los primeros en aprovecharse de las mejoras que hemos conseguido otros sin su ayuda. Esta vez también lo harán.

Al final, las trabajadoras de Limpiezas van a ver mejoradas sustancialmente sus condiciones económicas y laborales durante la vigencia de este convenio, después de dos años sin nada, especialmente este último año, que ha sido durísimo para todas las personas que han estado en primera línea frente a la pandemia, como ha sido el caso del personal de limpieza.