UGT exige soluciones inmediatas en los Comedores Escolares de Jaén

El Sindicato Provincial de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT Jaén, la Unión Provincial, junto con representantes de los trabajadores/as, monitoras y alcaldes sé a concentrado a las puertas de la delegación del Gobierno autonómico para reclamar una solución definitiva al problema de los comedores escolares, con canciones fúnebres de fondo y otras infantiles de “Quiero comer”.

Un servicio necesario, que parece estar condenado a tener problemas en Jaén, desde 2019 que se interrumpió por desistimiento de contrato con la empresa Royal Menú, y en 2020 pasó lo mismo con Col/Servicol, así, los municipio afectados tienen ya dos campañas encadenadas de recogida de la aceituna sin servicio.

Es un problema enquistado en el tiempo y solo dos empresas optan de manera definitiva a quedarse con el servicio de comedor escolar.

En la concentración llevada a cabo hoy se pone de manifiesto, estas circunstancias, y desde la UGT se demandan “soluciones inmediatas”, aunque con poca esperanza, según comenta, el responsable de comedores de FeSMC UGT Jaén, Javier Lacarra. Además de preocuparnos por el servicio que no dispensan al alumnado, también preocupa los 120 puestos de trabajo de las monitoras escolares que están sin trabajo desde marzo del 2020.Confían en que la nueva empresa adjudicataria proceda a su subrogación. Aunque no disponen, aún, de ninguna información sobre las 2 empresas candidatas a quedarse con el servicio.

El Sec. General de UGT Jaén, Manuel Salazar, informa que lo poco que conoce de dichas empresas es a través de los medios de comunicación y solicita a la delegación de Educación, sentarse a la mesa de diálogo para conocer al menos la solvencia de las empresas.

Mientras, son 147 los comedores escolares que van a licitar la Junta de Andalucía, entre ellos los 40 de la provincia de Jaén, que llevan desde el inicio de curso sin servicio. Son 1500 escolares sin servicio y 120 trabajadoras afectadas.

A dicha manifestación han acudido un nutrido grupo de alcaldes afectados donde han hecho hincapié en las dos campañas de recogida que llevan sin servicio, donde argumentan que es una herramienta de conciliación en estas temporadas de recolección, y es un elemento de ayuda para las familias de los/as temporeros/as.

También se ha dado voz al colectivo de trabajadoras, donde Ana Maria Cárdenas, representando a las monitoras, claman “que algunas están en ERTE, otras ni eso, la empresa ha desaparecido”. La situación es cada vez más complicada y la esperanza radica en que la nueva adjudicataria subrogue a los empleados/as.

Muertes en el trabajo – #NiUnaMuerteMás