Se manifiestan en defensa de una limpiadora de Clece despedida, y contra la sobrecarga de trabajo en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza

Trabajadoras del sector de la limpieza se han concentrado ayer en la Ciudad de la Justicia de Zaragoza con motivo del juicio por el despido de una empleada de la empresa Clece en 2019, con 13 años de antigüedad y en situación de baja laboral, que prestaba sus servicios en el del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

FeSMC-UGT Aragón está exigiendo su readmisión, al considerar que el despido fue una represalia hacia la trabajadora y supuso una “forma” de amenazar al resto plantilla ante el elevado número de bajas fruto de la sobrecarga de trabajo y las precarias condiciones en las que vienen desempeñando su labor.

Para UGT, en palabras de su secretaria sectorial del sindicato de limpieza de Aragón, Ana Urbano, la actual plantilla de es claramente insuficiente, estando por debajo en 74 trabajadoras que las que había en 2017, y que con las 268 trabajadoras con las que cuenta Clece en estos momentos supone no contratar las personas que hacen falta para el buen desarrollo de trabajo, así cómo, denuncia también, ni se cubren las bajas, ni los moscosos, ni todas las vacaciones del personal, denuncia la líder sindical.

Esta situación de estrés ha llevado a que la plantilla haya llegado a tener hasta un 22% de baja laboral, por el agobio que supone tener que abarcar hasta tres veces más la superficie a limpiar que en condiciones normales no se darían, de todo lo cual responsabilizan al Servicio Aragonés de Salud, por las condiciones técnicas que estableció en el pliego en la última adjudicación de este servicio.

UGT denuncia igualmente que ni siquiera en la actual situación de extensión de la pandemia del Covid-19, la ampliación  de personal que hizo Clece, obligada por el Servicio Aragonés de Salud al principio, se ha mantenido a pesar de la necesidad de extremar las precauciones e intensidad del nivel de limpieza,

Finalmente, UGT considera que en las próximas licitaciones en todos los centros de salud, se debe de recuperar el concepto de horas de trabajo en vez de superficie a limpiar, para recuperar el nivel de empleo que en todas las unidades de servicio en Aragón a descendido en torno al 25% en los últimos cinco años, y poner fin a esta sangría de empleo, ésto y la negociación del convenio sectorial de limpieza, sin acuerdo en su negociación en los 3 últimos años, tiene que llevar a la mejora de las condiciones laborales y económicas, así cómo en el volumen del empleo en los centros de salud en particular y en el sector de limpieza en general.