El sector teleco precisa de un profundo cambio regulatorio

UGT pide a legisladores y reguladores un radical viraje en el modo y forma de regular el sector, ante la deriva bursátil, geoestratégica, económica y laboral que sufre.

A pesar de que la pandemia Covid19 ha colocado a las telecomunicaciones en el centro de la actividad económica y laboral, como soporte imprescindible para su continuidad, el sector sigue sufriendo las consecuencias de décadas de abandono gubernamental, político y regulatorio.

El empecinamiento de legisladores y reguladores en un modelo centrado en la reducción de precios por encima de cualquier otro aspecto, está teniendo severas consecuencias. En menos de dos décadas se han destruido 40.000 empleos tecnológicos en el sector de las telecomunicaciones español. Puestos de trabajo de la máxima cualificación, con derechos y bien remunerados. El arquetipo de empleo que tira del consumo y genera riqueza. En términos económicos, un sector que debía ser un motor económico para la recuperación post-covid, ha reducido un 36% su peso en el PIB en sólo una década (de superar el 4,3% en 2007 a no llegar al 3% en 2019). El desplome bursátil desde principios de siglo alcanza a todas las operadoras europeas sin excepción, mientras la exigencia de los poderes públicos para desplegar nuevas redes (fibra óptica, 5G, con la milmillonaria inversión que conlleva) no cede ni un ápice. De hecho, la recaudación tasada por Gobierno en los futuros PGE para el segundo dividendo digital, cifrada en 2.1000 millones de euros, vuelve a incidir en el mismo y reiterado error: cuanto más dinero se invierta en licitaciones, menos habrá para crear empleo digno y para cerrar la brecha digital.

Las consecuencias de años de erróneas políticas sectoriales están a la vista de todos: Europa ha perdido el liderazgo tecnológico e innovador que ostentaba –el GSM fue su mayor exponente, un estándar mundial-, ahora en manos de empresas que ni siquiera pagan sus impuestos en nuestras fronteras.

UGT considera que no puede aplazarse más un profundo cambio regulatorio, que adapte nuestro sector a la realidad del siglo XXI, abandonando prácticas de la época analógica. La futura regulación del sector nacional y europea debe centrarse en la promoción de empleo sectorial cualificado, tecnológico y con derechos, en el cierre de la brecha digital y en recuperar la soberanía digital, tecnológica e innovadora europea.

En consecuencia, nuestro Sindicato va proponer cambios a reguladores y legisladores que fragüen un nuevo modelo sectorial, para equilibrarlo en términos sociales, laborales y económicos. La tramitación de la futura Ley General de Telecomunicaciones, la licitación del segundo dividendo digital, el plan España Digital 2025 o los debates en seno de la Unión para conformar una independencia tecnológica plena, serán los foros oportunos donde formalizar este viraje.

En resumen, UGT Comunicaciones propone a todos los agentes implicados iniciar un inevitable cambio de modelo para volver a poner a las telecomunicaciones en el centro de la economía, como vértice innovador y de creación de empleo de calidad

Muertes en el trabajo – #NiUnaMuerteMás