UGT señala las incoherencias de la Comunidad de Madrid en los comedores escolares

UGT no comparte el contenido de la Orden nº 1078/2020, de 29 de mayo, de la Comunidad de Madrid por la que se acuerda el levantamiento de la suspensión temporal de la ejecución de los contratos basados en el acuerdo marco del suministro de menús escolares a los centros de educación públicos no universitarios.

La citada orden señala la previsión por parte de la Consejería de Educación de articular  un refuerzo presencial para alumnos de Primaria que lo necesiten y acudan voluntariamente desde el 8 de junio hasta la finalización del curso, el próximo 19 de junio. La paradoja se produce en el hecho de que esta iniciativa no contará con el servicio de comedor escolar para estos alumnos, algo que, en opinión de UGT, resulta incomprensible.

Abrir los centros escolares sin el servicio de comedor, aunque la asistencia tenga carácter voluntario, supone no cubrir las necesidades básicas del alumnado que, voluntariamente, decida acudir.

Por otra parte, desde un enfoque estrictamente laboral, los profesionales del sector de restauración colectiva pueden ver suspendidos sus contratos antes de tiempo, previamente a la finalización del curso escolar programada para el 19 de junio, ya que el 1 de junio y tras la orden emitida por Educación las empresas dejarán de recibir las indemnizaciones que hasta ahora venían percibiendo tras la suspensión de sus contratos el pasado 11 de marzo con la paralización de la actividad educativa presencial, y que habían permitido a parte de sus plantillas garantizar sus salarios o una parte de los mismos.

UGT entiende que, para minimizar, en lo posible, el impacto por la situación descrita, debería contemplarse un ERTE hasta la finalización del curso escolar, especialmente para la protección de los trabajadores con contratos “fijos discontinuos”, muy habituales en las empresas del sector.

Nuestra Organización considera que la actividad en este sector de colectividades necesitará tiempo para normalizarse, aun cuando se supere el estado de alarma, por lo que solicitamos que se mantengan las condiciones actuales de protección de los trabajadores y las trabajadoras y se apliquen de forma homogénea para todo el sector, teniendo en cuenta los desequilibrios que se han producido en la aplicación de ERTEs entre la distintas empresas de restauración colectiva que prestan servicio en los comedores escolares de la Comunidad de Madrid.

Muertes en el trabajo – #NiUnaMuerteMás