UGT y CCOO acusan al Gobierno andaluz de romper décadas de consenso en la mesa de Turismo

Los sindicatos consideran que la aprobacion “express”, y aun dentro del estado de alarma, del Decreto sobre clasificación de establecimientos hoteleros representa “una apuesta clara por la imposición y la unilateralidad en materia turística”, que solo busca “satisfacer la presion de los lobbies empresariales” y que obvia la necesidad actual del sector , que es “construir consensos para potenciar una imagen de destino seguro, con establecimientos plenamente adaptados en materia sanitaria”. Desde UGT y CCOO anticipan que analizaran en detalle el Decreto aprobado y las posibles acciones que puedan acometerse frente al mismo.

Desde las organizaciones sindicales se advierte que la aprobación del Decreto conculca la disposición adicional tercera del Real Decreto 463/2020 que declaro el estado de alarma, en las que se suspendían los plazos para tramitaciones legislativas, como ya manifestaron por escrito al vicepresidente de la Junta con fecha de 23 de abril, insistiendo en que la tramitación  del proyecto de decreto sobre clasificación de establecimientos hoteleros debía enfocarse, como estaba previsto, a lo largo del año 2020. Para CCOO y UGT “ni se dan las circunstancias de urgencia para conculcar ese precepto, ni se justifica la vía del decreto para hacer cambios estructurales sobre la normativa en vigor y consolidada”.

En cuanto al nuevo sistema de clasificación hotelera, UGT y CCOO han venido expresando en la Mesa de Turismo sus “profundas reservas con la filosofía troncal del sistema,especialmente en cuanto a eliminar el carácter de mínimos que la normativa actual fija para determinados elementos, que en los borradores del decreto se planteaban como puntuales”.

Desde los sindicatos se ha venido insistiendo, conjuntamente, en mantener el carácter obligacional de dichos elementos , y que en todo caso “los puntos se enfocasen a potenciar un incremento de la calidad en las instalaciones y los servicios”. Igualmente, ambas organizaciones han planteado que “cualquier sistema de clasificación debía contemplar indicadores evaluables de RSE y sostenibilidad,incluyendo los relativos a la estabilidad y calidad del empleo, el respeto a la normativa laboral-particularmente la prevención de Riesgos-, la existencia de Planes de Igualdad, así como requisitos de control de calidad y medioambientales, entre otros”.

CCOO y UGT  señalan, ademas, que resulta evidente que en la reactivación del sector hotelero tras la crisis del Covid-19 va a situarse en primer plano el seguimiento y control de efectivos de las directrices del Ministerio de Comercio, Turismo e Industria publicadas hace una semana escasa, así como las Orientaciones de la UE para la reanudación progresiva de los servicios turísticos y para los protocolos sanitarios en los establecimientos de hostelería, publicados hace solo 4 días.

“La prioridad, hoy por hoy, es proyectar una imagen de destino seguro,con criterios y actuaciones que aporten la máxima garantía de seguridad y salud a la clientela y las plantilla, como elemento vital de generación de confianza, abasteciendo de EPI´s  y recursos preventivos, así como mecanismos de certificación de establecimiento seguro en base al cumplimiento de las disposiciones de ámbito europeo y nacional”.

Para UGT y CCOO la adaptación de los establecimientos hoteleros a estos criterios sanitarios no es una mera cuestión de coyuntura, puesto que “los hábitos de consumo y de elección del destino van a  implicar cambios estructurales en la valoración por parte del turista”, una realidad que consideran hace aún mas grave la aprobación “exprés” del Decreto por parte del gobierno andaluz, teniendo en cuenta la situación de incertidumbre en cuanto a la evolución de la crisis sanitaria y el marco normativo de ámbito superior.

Por ultimo, las organizaciones sindicales anticipan que analizaran en detalle el decreto del Decreto aprobado y las posibles acciones que puedan adoptarse frente al mismo plano legal,institucional, político y social, desde la constatación de que consolida,tras la aprobación el día 9 de marzo-ya en plena situación de emergencia sanitaria- del Decreto 2/2020, una política de hechos consumados en materia turística por parte del gobierno andaluz.