UGT Castilla-La Mancha propone el uso obligatorio de mascarillas y establecer carriles de compra en los comercios

El sindicato insta a las empresas a informar y facilitar las medidas de adaptación temporal de jornada y otras medidas de conciliación por cuidado de menores, dependientes o ancianos.

La Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT Castilla-La Mancha propone una serie de medidas de cara a la apertura de los comercios menores de 400 m2 y de las rebajas desde este lunes.

Según detalla Alfonsi Álvarez, secretaria de Acción Sindical de FeSMC UGT Castilla-La Mancha, es fundamental primar la salud garantizando compras seguras tanto para los trabajadores y trabajadoras como para los clientes. Por ello propone el uso obligatorio de mascarillas por parte también de los clientes en toda la venta personal y establecer de carriles de compra segura.

Dichos carriles consistirían en definir con cintas de separación o similares los sentidos de circulación de clientes en las zonas de mayor confluencia, como previsiblemente podría pasar en periodo de rebajas, evitando así el cruce de unos con otros. “Además de limitar el aforo de entrada según lo establecido por las autoridades en cada fase y de establecer también esas líneas de seguridad en las cajas”, señala.

En cuanto a los probadores y prendas, Álvarez recomienda limitar los disponibles, limpiarlos después de cada uso y desinfectar las prendas probadas, que siguiendo los protocolos sanitarios deberían pasar además 48 horas en cuarentena. “Son medidas extraordinarias que tienen que estar contempladas en un plan de contingencia previo a la apertura y, preferiblemente, consensuado con los trabajadores. Si no es así no se puede retomar la actividad”, afirma Álvarez. A estas medidas se suman otras como evitar el pago en efectivo, limpiar al menos dos veces al día los establecimientos, colocar felpudos con lejía y agua en las entradas y salidas y dotar de EPIS suficientes a los trabajadores.

Por otra parte, Álvarez denuncia las dificultades con las que se están encontrando muchos trabajadores y trabajadoras para conciliar su vida familiar y laboral con la reapertura de los comercios y los horarios ya de por si complicados en este sector en situaciones normales. “Desde UGT hemos criticado siempre la apertura en festivos y que los horarios de trabajo dificulten la conciliación, las empresas tienen que comprender la situación y facilitar la adaptación temporal de jornada así como otras medidas de conciliación contempladas en los convenios para el cuidado de menores, dependientes o ancianos”. Álvarez respeta las decisiones económicas pero incide en que no deben estar por encima de la salud pública ni de los derechos de trabajadores y trabajadoras.