Opinión

Esteban Ramos | Responsable Comercio FeSMC-UGT País Valenciano

Esteban Ramos | Responsable Comercio FeSMC-UGT País Valenciano

Secretario del Sector de Comercio de FeSMC-UGT País Valenciano

Por favor, si no os lo creéis no aplaudáis por nosotras y nosotros

La clientela no siempre tienen la razón.

Han pasado ya más de tres semanas desde el comienzo del estado de alerta de este maldito virus que está mermando a nuestra sociedad, y día tras día resaltamos la necesaria labor de cuidadores/as, enfermeros/as, ambulancias, personal sanitario; policías y cuerpos de seguridad en general; repartidores/as, camioneros/as, limpiadores/as, voluntarios/as, (que me perdonen si me he dejado a alguien), y al personal de la venta de alimentación.

Como ha dicho Iñaqui Gabilondo “Cajeras de supermercado o servicios de limpieza; los que siempre están al final de la fila, los que tienen los sueldos más precarios, los primeros que pierden el trabajo han resultado ser, en el momento más crítico, los más esenciales, no lo olvidemos.”

Y es ahora, sobre estos últimos sobre los que quiero extender mis consideraciones, porque no escarmentaremos… Hemos visto como a bombo y platillo como cada empresa ha expuesto como va a recompensar a sus empleados por ese sobreesfuerzo (todo tiene su letra pequeña)… Pero y ¿su seguridad? y ¿sus medidas de protección? Cada empresa ha redactado como si un bando nacional fuese, las medidas de protección necesarias: guantes, gel, mascarillas, paneles de metacrilato, aforo, distancia…. Y es que la letra de una guía es fácil de rellenar, pero lo importante es que el contenido hay que cumplirlo; ya que si bajamos al barro, a ver como se cumplen esas medidas, ahí encontramos que no todo siempre es así, y que en ocasiones el afán por la venta esconde la utilización de medidas de prevención.

Antes de comenzar a desgranar los fallos de estas medidas, no podemos dejar de reconocer que algunas cadenas de supermercados si han estado a la altura y son un ejemplo de cómo se cuida a lo más importante que tienen, su personal.

Pero hemos de denunciar a las que no cumplen y es ahí donde nos encontramos con: Centros sin guantes, (a los clientes se les aconseja usarlas) ¿cómo que se les aconseja?, lo que Ud. está tocando al final tiene que pasar por las manos de la cajera o el cajero; Gel desinfectante , ante la escasez del producto, con una botellita en las cajas es suficiente…; Mascarillas, como no es un EPI obligatorio, no hay para todos/as…; Paneles de metacrilato, como las cosas se hacen desde la improvisación, se colocan en el frontal de la caja, pero como que el cliente toma contacto con el personal en el lateral…; aforo delimitado, aquí sí que no hay criterios claros, porque, y volvemos a la improvisación, nadie sabe controlar cuando es suficiente, y te puedes encontrar con hípers o supermercados con la afluencia de un sábado de rebajas en un gran almacén…, y no pasa nada…., todo está permitido; Distancia, como el gran sentido es la venta, y no vaya a ser que algún cliente se pueda ir porque tarde mucho en una cola, las cajas se abren todas, (todos conocemos la distancia existente entre una caja y otra que el cliente de la caja de atrás, roza con la cajera o hasta se molestan al pasar), así que la distancia de seguridad tampoco se cumple siempre; Limpieza, al existir unas plantillas tan extensas, y no contratar con empresas externas para esos cuidados, en los carros y cestas la desinfección brilla por su ausencia y por último, pero no menos importante; Los horarios, algunos/as compañeros/as, tienen hasta que doblar turnos y hacer horas de más para cumplir con la apertura del centro. Y es que ahí viene uno de los grandes frentes, según las autoridades, el sector se estaba “autorregulando” y no hace falta tomar medidas… Pues bien, repasemos los horarios para ver como se produce esa autorregulación tan repetida:

ALCAMPO desde las 9’00 h. hasta las 21’00 h.
ALDI desde las 9’00 h. hasta las 19’00 h.
CARREFOUR desde las 9’00 h. hasta las 21’00 h.
COALIMENT desde las 8’30 h-9’00 h. hasta las 21’00 h. y una tienda a las 23’30 h.
CONSUM desde las 10’00 h. hasta las 20’00 h.
DIA desde las 9’00 h. hasta las 19’00 h.
ECONOMY CASH desde las 9’00 h. hasta las 20’30 h. y tiendas hasta las 22’00 h.
EL CORTE INGLES desde las 10’00 h. hasta las 20’00 h.
FAMILY CASH desde las 9’00 h. hasta las 21’30 h. y los viernes y sábados 22’00 h.
FRAGADIS (SPAR) desde las 9’00 h. hasta las 21’30 h.
HIPERBER desde las 9’00 h. hasta las 21’45 h.
LIDL desde las 9’00 h. hasta las 20’00 h.
MAKRO desde las 8’30 h. hasta las 18’30 h.
MAS Y MAS FORNES desde las 9’00 h. hasta las 20’00 h. y tiendas hasta las 22’00 h.
MERCADONA desde las 9’00 h. hasta las 19’00 h.
SUPERCOR desde las 9’00 h. hasta las 20’00 h. y una tienda hasta las 22’00 h.

Como podrán comprobar, un extenso y surtido abanico de autorregulación.

Pues con todas estas lindezas y con los/as delegados/as de prevención exhaustos por no poder llegar a tanta negligencia en tantos centros de trabajo, hay que lamentar ingresos de compañeros y compañeras infectados e infectadas por este maldito virus.

Por ello si de verdad ustedes, que en definitiva son los clientes y a su vez, trabajadores y trabajadoras, no exigen y denuncian esas faltas de medidas de seguridad para ustedes mismos y para los compañeros y compañeras que están allí trabajando, por favor, no aplaudan por nuestro colectivo cuando salgan a las 20’00 h. a los balcones, al final y en definitiva, como dice el gran Gabilondo solo “somos los que tienen los sueldos más precarios, los primeros que pierden el trabajo”.