Cilleros traslada a la ministra Maroto la necesidad de ser más exigentes con la prevención en supermercados y grandes superficies

El secretario general de FeSMC-UGT, Miguel Ángel Cilleros, se ha dirigido hoy –por escrito– a la titular del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, para trasladarle la preocupación del Sindicato por la situación que se vive en el comercio de alimentación y grandes superficies, cuyos trabajadores y trabajadoras están siendo uno de los colectivos más expuestos al contagio por Covid-19.

La no adopción de medidas de protección en los primeros momentos en que se da a conocer  la crisis sanitaria (conviene recordar que algunas cadenas de supermercados no limitaron su aforo hasta el quinto día desde que se decreta el estado de alarma), las avalanchas que se sucedieron en ese tiempo, la sobreexposicion llevada a sus límites en las interminables jornadas de trabajo para garantizar el abastecimiento de toda la ciudadanía y la escasez de material de protección directo (como las preceptivas mamparas), han generado un caldo de cultivo que está teniendo consecuencias en el momento presente.

En este sentido, se le ha trasladado a la ministra que las empresas no están facilitando los datos globales de afectación de trabajadores y trabajadoras, “pero nuestra presencia, como Organización, en los centros de trabajo nos acerca a la realidad de los positivos por tienda. Los protocolos instaurados por muchas empresas han llegado tarde, eso ya no podemos arreglarlo, y en estos días están empezando a dar la cara los contagios fruto de esa inoperancia, pero es que, la protección, sigue sin ser una realidad plena”.

Además, la desinfección del entorno del centro comercial se está realizando, en la mayoría de los casos, a cargo de las propias plantillas, con herramientas muy básicas y con el centro abierto al público.

Por todo ello, el secretario general de FeSMC-UGT solicita a la ministra que se considere al colectivo de trabajadores y trabajadoras del comercio de alimentación y grandes superficies como un colectivo de riesgo y se articulen las medidas oportunas para que el derecho a la salud se vea cumplido, pues “solo así podrán desempeñar la función social y esencial a la que están sirviendo”.

En definitiva, UGT entiende que deben tomarse todas las medidas y cumplir de manera exigente con las ya adoptadas para que las grandes superficies y supermercados sean espacios seguros para trabajadores y clientes, más aún cuando estos centros tienen una afluencia continua de personas que, sin las medidas preventivas y de higiene adecuadas, quedan expuestas a la posibilidad de un contagio.