UGT pide que se limite el aforo en los supermercados y grandes superficies

UGT ha trasladado a las asociaciones empresariales del sector de supermercados y grandes superficies la importancia de limitar el aforo en estos centros, atendiendo a las circunstancias de excepcionalidad que vive el país por efecto del coronavirus COVID-19.

Las medidas que se están adoptando en tantos ámbitos para la contención del virus no pueden tener limbos para su aplicación en según qué lugares y colectivos, siempre adaptándolas a la necesidad de conciliar el interés de clientes, trabajadores y salud pública.

Por tanto, para UGT, el hecho de que supermercados y grandes almacenes permanezcan abiertos para atender las necesidades básicas de la ciudadanía no puede suponer que el acceso sea masivo, irracional o compulsivo en función de distintos factores que alimentan el alarmismo en la sociedad.

Los supermercados también son un espacio donde el coronavirus puede contagiarse si no se cumplen las medidas de distanciamiento social recomendadas por la Administración pública y las autoridades sanitarias. Por tanto, pedimos que se lleven a cabo, lo antes posible, las siguientes acciones:

  • Limitación de aforo en supermercados y grandes superficies aplicando el criterio de 2 metros de diámetro de distancia entre personas.
  • Que se dote de personal de seguridad o servicios auxiliares suficiente a cada uno de los centros para el control de acceso en cumplimiento de la limitación de aforo.
  • Que el Ministerio del Interior y las delegaciones del Gobierno, a través de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado, doten a aquellos supermercados que lo necesiten de recursos para garantizar la seguridad y la normalidad en los accesos a estos centros.
  • Dotar de medidas de autoprotección contra el virus (mascarillas, guantes y solución hidroalcohólica) a todos los trabajadores y trabajadoras, cuya exposición es constante a lo largo de toda la jornada de trabajo.
  • Que la Administración pública y las propias empresas de distribución alimentaria difundan mensajes institucionales apelando a un consumo responsable por el bien de todos y todas los ciudadanos, y a una actitud serena y constructiva con los profesionales de los supermercados que, como se puede intuir, están en unas condiciones de estrés considerables.

Las peticiones que hace UGT entran dentro de la lógica y el sentido común en un marco de excepcionalidad. No pretenden ser alarmistas ni fomentar la inquietud entre los ciudadanos que, por otra parte, como se ha dicho, tienen garantizado el abastecimiento de productos de primera necesidad.

Sin embargo, sí queremos advertir a la sociedad que si entre todos y todas no somos capaces de tener una actitud racional y solidaria a la hora de ir a comprar, todo será más complicado.

 

Muertes en el trabajo – #NiUnaMuerteMás