UGT advierte que la contratación pública y privada de servicios de limpieza y seguridad no puede ser la vía hacia la precarización

UGT lleva tiempo reclamando una apuesta decidida por mejorar las condiciones laborales en el sector Servicios, el más importante pilar de la economía española. Esta exigencia está justificada en el desequilibrio entre la riqueza que generan las actividades productivas vinculadas a los servicios y las precarias condiciones laborales y salariales que existen, especialmente en ámbitos como el de la limpieza y la seguridad privada.

A lo largo del día de hoy se ha abordado la realidad de los citados ámbitos en una jornada sobre contratación pública y privada en los sectores de limpieza y seguridad, celebrada en la sede de UGT en Madrid y organizada por la federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT (FeSMC-UGT).

Análisis de situación

La jornada se ha configurado en torno a tres mesas de debate, la primera de las cuales se ha centrado en la problemática de la contratación de servicios de limpieza, expectativas y objetivos de futuro. Han participado en la citada mesa Juan Díez de los Ríos, presidente de Asociación de Limpieza ASPEL (Asociación Profesional de Empresas de Limpieza); Rosa Sampedro, responsable del Sindicato de Limpieza de FeSMC-UGT; Jesús Martínez Nogal, presidente de la Asociación de Limpieza AFELIN y Sergio Picallo, Secretario federal de Limpieza y Seguridad de FeSMC-UGT. Cada uno de ellos expuso su particular análisis sobre la situación actual del sector de limpieza en España, representando a la Administración pública, a las empresas y a los trabajadores y trabajadoras del sector.

La segunda de las mesas contó con Ángel Córdoba, Presidente de APROSER (Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad); Jordi García Viñas, Catedrático de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de Barcelona; Diego Cruz Torrijos, vicepresidente segundo de la Asamblea de Madrid (por el PSOE) y Diego Giráldez, responsable del Sindicato de Seguridad Privada y Servicios Auxiliares de FeSMC-UGT, quienes aportaron su visión sobre la situación de la contratación de servicios de seguridad privada -tanto por parte de las administraciones públicas como de las grandes empresas del sector privado-, las necesidades del sector en este ámbito y la precariedad en el empleo producida por la mala praxis de muchas empresas a la hora de competir en el mercado. Para UGT se impone un cambio necesario en el modelo de empresa de seguridad privada en España.

La última mesa estuvo integrada por Eduardo Cobas, secretario general de APROSER, Manuel Lago Andrés Director de Relaciones Laborales de ASPEL; Begoña Fernández Ruiz, técnico de la Administración General del Ayuntamiento de Madrid; Carmen López, portavoz de la mesa de la vigilancia de las contrataciones y diputada en la Asamblea de Madrid (por el PSOE), quienes explicaron el impacto de la nueva Ley de Contratos del Sector Público en los sectores de limpieza y seguridad durante su primer año de vigencia, desde una visión sindical, empresarial y política.

Conclusiones desde una perspectiva sindical

Uno de los planteamientos que sobrevolaron, de forma transversal, la jornada fue la importancia de que la Administración pública sea cada vez más exigente en la aplicación de la Ley de Contratos del Sector Público. En este sentido el tiempo ha demostrado que la década de crisis económica trajo consigo una reducción de las condiciones de trabajo en las compañías contratadas, que ajustaban sus ofertas económicas a costa de la reducción salarial de sus plantillas. En opinión del Sindicato, esos hábitos que sólo traen precariedad en el empleo y salarios de miseria se tienen que terminar.

El responsable del sector de Seguridad y Limpieza de FeSMC-UGT, quien tomó la palabra en distintos momentos de la jornada, reconoció ante los asistentes que “desgraciadamente la contratación pública es la culpable de un mayor deterioro de las condiciones laborales”. En este sentido, Picallo señaló como debilidades de la Administración que “la contratación pública tiene una mayor rigidez a la hora de rescindir los contratos”. Además, los sectores de seguridad y limpieza tienen que sumar problemas añadidos que debilitan a las empresas que cumplen con la norma y precarizan, aún más, el empleo, como el fraude: “Luchar contra el fraude es un cometido prioritario de esta Organización”, afirmó el representante de UGT.

Miguel Ángel Cilleros, secretario general de FeSMC-UGT -quien clausuró estas jornadas- reconoció que “afortunadamente, esta tendencia parece que va cambiando gracias a la citada Ley”, que UGT considera un avance en protección de derechos y condiciones de las personas trabajadoras, entre los que resulta especialmente relevante la subrogación de plantillas para garantizar la estabilidad en el empleo.

Una Administración Pública responsable

Para FeSMC-UGT, la Administración pública tiene que ser garante de los derechos de los trabajadores y trabajadoras que prestan servicio en sus instalaciones. “Pero también predicar con el ejemplo, siendo los primeros en cumplir con la norma y proteger las condiciones laborales y el poder adquisitivo de los trabajadores y las trabajadoras”, reconoció Cilleros.

En opinión de los responsables del sector de Limpieza y Seguridad de UGT es fundamental trasladar el articulado recogido en la Ley de Contratos del Sector Público a los pliegos de contratación como inicio para su aplicación y cumplimiento durante la duración del contrato.

De igual forma el sindicato ha aprovechado este encuentro para reclamar la derogación de la Ley de desindexación de la economía, la cual impide que los incrementos salariales pactados en negociación colectiva se trasladen a las licitaciones.

El secretario general de FeSMC-UGT ha cerrado su intervención haciendo un llamamiento al sector privado: “Los principios que inspiran la Ley de Contratación Pública también deben ser extrapolables a las grandes empresas, adaptándolas a las lógicas particularidades que presenta el sector privado”. El máximo representante de esta federación sindical también abogó por la constitución de observatorios sectoriales -como el recientemente constituido de seguridad privada- como instrumento eficaz para un mayor conocimiento de las necesidades de un sector.

Muertes en el trabajo – #NiUnaMuerteMás