UGT celebra el cambio de postura del TSJ de Madrid al sentenciar que los repartiradores de GLOVO son asalariados

Desde UGT entendemos que esta sentencia, aprobada por la mayoría del Pleno del Tribunal Superior de Justicia en el día de hoy, marca un camino hacia el reconocimiento de la relación laboral de todos los repartidores de plataformas digitales.

La sentencia repasa, con detalle, como ha ido evolucionando, en España, la jurisprudencia en materia de falsos autónomos desde la primera sentencia del año 1986 sobre los mensajeros.

Glovo acaba de empezar su ronda de financiación con la que pretende llegar a los 1000 millones de euros. Esta sentencia echa por tierra la idea de que una persona con un móvil y una bicicleta, que está obligado a cumplir todas las ordenes de esta plataforma, pueda ser un emprendedor-empresario.

Esta situación no debe alargarse. Todavía quedan muchos procesos judiciales, el próximo en Alicante el día 3 de diciembre, para los repartidores de Deliveroo.

Seguir debatiendo en cada Sala de lo Social, en cada Tribunal Superior de Justicia, demuestra la desesperación de las plataformas digitales en un modelo que claramente explota a los trabajadores y trabajadoras.

Recordamos los datos de nuestro informe “El trabajo en las plataformas digitales de reparto” donde exponemos el ahorro, o robo, de 5.000 euros anuales en cotizaciones a la Seguridad Social por cada repartidor. Además, de media, están quitándole a cada repartidor 6000 euros al año por no aplicar el salario del convenio colectivo de Hostelería.

Tampoco podemos olvidar que estas empresas deben más de diez millones de euros a la Seguridad Social por las actuaciones realizadas por la Inspección de Trabajo.

No se puede dar la espalda a esta realidad que se está extendiendo peligrosamente en empresas de reparto como amazon, que tiene un modelo idéntico para los repartidores de amazon flex, y que se debe hacer cumplir el derecho laboral por dos motivos, porque es una norma vigente y porque este modelo además de generar pobreza y desigualdad genera competencia desleal.

Este modelo no es la solución para disminuir el desempleo. Este modelo es una involución del derecho laboral y pretende sustituir el derecho laboral por el mercantil al convertir a los trabajadores en emprendedores.