Liberbank pretende rebajar las condiciones laborales

Las secciones sindicales implantadas en Liberbank, CCOO, STC-CIC, SIBANK, UGT, SIBANCA y APECASYC, es decir más del 71% de la Representación Legal de los Trabajadores, en respuesta a las medidas de contención y ajuste de gastos laborales planteadas por la empresa en las dos primeras reuniones de las negociaciones previas establecidas por Convenio, solicitamos a la empresa:

Desista de esta negociación, se normalicen las relaciones laborales, reales no simuladas; se trate a la plantilla con respeto, dignidad y educación… y se establezca un calendario de reuniones periódicas para tratar asuntos del día a día que actualmente están enquistados.

El motivo por el que solicitamos a Liberbank desista de sus pretensiones de recortarnos durante los próximos tres años, según sus propios cálculos, la cantidad de 22,8 millones de euros anuales (parte de ellos de manera definitiva), se debe a que las causas que tratan de acreditar carecen de fundamento alguno para la aplicación de estas medidas.

La empresa, en ese afán de perpetuar los recortes, está utilizando proyecciones futuras de tipos de interés y recreando escenarios futuros de crisis, algo que la reforma laboral no contempla. Por el contrario, la normativa exige que las razones que se utilicen para justificar los recortes sean “probadas”.

También hemos visto cómo se pretende “retorcer” la normativa probatoria, a pesar de que no existe ninguna situación económica negativa, tal y como se ha encargado la propia empresa de comunicar a los mercados con motivo de la presentación de los resultados del tercer trimestre.

Esta plantilla ya ha aportado más que suficiente, tanto física como económicamente durante los últimos seis años con sucesivos ERTES, recortes tan importantes que, considerados conjuntamente nos permitirían comprar el banco a los precios de cotización actuales; ahora es el momento de que la plantilla en activo recupere sus condiciones laborales al completo con la finalización del vigente ERTE el próximo 31 de diciembre, y por lo tanto los sindicatos del presente documento no vamos a ser partícipes en la cronificación de recortes, con más movilidad geográfica, modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo y descuelgues del Convenio Colectivo.

A todo lo anterior hay que añadirle que la plantilla de Liberbank vive inmersa en una tensión continua, las condiciones laborales siguen empeorando, con presiones diarias por parte de la empresa.

Extensiones de jornadas fuera de horario, presiones sobre objetivos de venta inalcanzables, una política de recursos humanos ineficaz, intimidación… siempre con la amenaza constante del despido, del traslado o de la facilidad de cierre de una oficina porque todo es agenciable.

Todas estas razones son por las que la amplia mayoría sindical de LBK se opone frontalmente a las medidas propuestas, algo que se ha hecho llegar a la propia empresa.