El TS da la razón a UGT respecto a la doble escala salarial en Sanitas

La sentencia de 24/06/2019 (rec. 10/2018), dictada por el Pleno de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, estima el recurso de casación de FeSMC-UGT y revoca la sentencia de la Audiencia Nacional, reconociendo que los empleados de SANITAS que se incorporaron a partir del 1/01/1997 tienen derecho a percibir el mismo número de pagas, en concepto de participación en primas, que sus compañeros de mayor antigüedad.

Dicha resolución judicial declara parcialmente nulo el Acuerdo de SANITAS de fecha 25/03/1997, por establecer un doble sistema retributivo en atención a la fecha de ingreso de los trabajadores en la empresa (anterior o posterior al 1/01/1997), cuantitativamente mayor para los primeros, sin que tales diferencias retributivas se reduzcan en el tiempo, ni se establezcan fórmulas compensatorias para reducir la desigualdad.

Por ello, la Tribunal Supremo estima la demanda interpuesta por FeSMC-UGT contra SANITAS, al llegar a la conclusión de que el citado Acuerdo establece una doble escala salarial que debe ser anulada, con la consecuencia de la equiparación retributiva para todos los trabajadores, condenando a la empresa demandada a aplicar a todo su personal el mismo régimen en materia de participación en primas, con independencia de su fecha de ingreso en la empresa.

En virtud de esta sentencia, SANITAS deberá abonar a todos sus trabajadores, en concepto de complemento de participación en primas, la cantidad resultante de multiplicar 7 pagas por el salario base mensual, más (en su caso) la antigüedad reconocida a 31/12/1996. Además, los trabajadores afectados por el conflicto colectivo podrán reclamar la diferencia retributiva entre lo percibido por dicho concepto desde el mes de mayo de 2016, esto es, desde un año antes de que FeSMC-UGT interpusiera la solicitud de mediación ante el SIMA (mayo de 2017). Esta diferencia supone el doble de la cantidad que han venido percibiendo hasta la fecha como complemento de participación en primas en base al Acuerdo anulado (3,5 pagas de salario base, en lugar de las 7 pagas que reconoce la Sentencia).

Asimismo, y en el plano procesal, la Sentencia del Tribunal Supremo es importante porque aclara que el procedimiento a seguir para la impugnación de un acuerdo extra estatutario, a raíz de la entrada en vigor de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, Reguladora de la Jurisdicción Social, es el de conflictos colectivos y no el de impugnación de convenios colectivos, como erróneamente habían considerado tanto la Audiencia Nacional en la Sentencia de anulada, como el propio Tribunal Supremo en dos Sentencias anteriores.