La propuesta de Kiwoko es claramente insuficiente para poder seguir negociando el convenio

Subidas salariales ínfimas, muy alejadas de los objetivos marcados por la representación social, y estancamiento en todos los demás temas de convenio vislumbra un proceso negociador largo y difícil

El pasado día 10 de mayo tuvo lugar una nueva reunión de negociación del Convenio de Kiwokopet y Kivet ( Kiwoko), donde estaba previsto que se cerraran los bloques I y II y donde, tras la presentación del bloque III, se empezarían a trabajar temas tan importantes como jornada, salario y la compensación de IT.

El resultado de la reunión no fue en absoluto el esperado, pues no sólo quedaron temas por cerrar de los bloques I y II , como licencias retribuidas y movilidad geográfica, sino que la propuesta de la empresa respecto al bloque III hizo que la reunión terminase mucho antes de lo previsto, y que incluso se hayan aplazado las reuniones previstas para los días 16 y 17 de mayo , en tanto en cuanto no haya una nueva propuesta de la empresa en el tema de salario y jornada principalmente, pues lo propuesto es, claramente insuficiente y así lo manifestamos toda la representación social en su conjunto, e impide seguir negociando si no hay un cambio de criterio sustancial e importante.

La propuesta presentada en materia salarial, establece el denominado RGG (Retribución Garantizada de Grupo), en función de su pertenencia a uno de los Grupos Profesionales descritos en el Convenio, así como en los demás complementos que se definen y que no formen parte del RGG. Esta RGG estará compuesta por la totalidad de los conceptos retributivos, salariales y extrasalariales, a percibir por los trabajadores de cada empresa.

Según esta propuesta, la RGG para 2019 quedaría fijada con los siguientes importes:

AREAS FUNCIONALES 1ª 2ª Y 3ª

                                     2019

                 GRUPO 4

12.600,00

                 GRUPO 3

13.230,00

                 GRUPO 2

13.891,50

                 GRUPO 1

14.586,08

Con estas tablas de partida, la subida salarial propuesta para los años 2020, 2021 y 2022 de un 2% y el concepto de RGG, se produce una mezcla explosiva cuyo resultado es inasumible, pues se traduce en la práctica en subidas ínfimas muy alejadas de los objetivos marcados por la representación social y de los acuerdos económico-sociales establecidos como referentes.

Todo ello, unido a los temas pendientes, hace que de momento el acuerdo esté muy lejos y el proceso negociador se prevea largo y difícil.