UGT renueva su compromiso con el proyecto europeo en el Día de Europa

Una Europa más social, justa y solidaria

La paz, las libertades individuales y colectivas, el bienestar social y los Derechos Humanos son las bases fundacionales de la Unión Europea, amenazada hoy por una desafección ciudadana que es preciso animar en el convencimiento que la legitimidad democrática de Europa no puede cuestionarse y por ello es necesario volver a generar un sentimiento de pertenencia europea desde la educación y la transmisión de sus valores.

El modelo de libertad y bienestar debe estar más que nunca presente en todos los Estados miembros, dejando de culpabilizar a Europa por intereses partidistas y reduciendo la desigualdad social. Europa no puede ser el chivo expiatorio de todos los males puesto que las decisiones en su seno la toman los Gobiernos de la Unión Europea.

En este 9 de mayo, y tan cerca de la convocatoria de elecciones europeas el próximo domingo 26 de mayo, pedimos de nuevo avanzar hacia Europa social, cambiar el paradigma hacia un modelo social alternativo basado en la solidaridad, la integración, la justicia social, una distribución justa de la riqueza, la igualdad entre mujeres y hombres, educación pública y de calidad, empleo de calidad y crecimiento sostenible. Queremos un modelo que asegure la igualdad y la protección social, empodere a los grupos más vulnerables, refuerce la participación ciudadana y mejore el nivel de vida de todas y todos.

Para UGT, es imprescindible reforzar el diálogo social en el seno de las instituciones europeas ya que, gran parte de la normativa que tenemos en nuestro país procede de las normas europeas. En este sentido, el sindicato reivindica el papel indispensable de interlocutores sociales para seguir trabajando en pro de una Europa más justa y solidaria.

Las transformaciones del trabajo nos obligan, más que nunca, a pedir y trabajar para la articulación de transiciones justas que no dejen a las personas de lado y crear nuevas oportunidades de empleos de calidad y mejorar del nivel de vida, trabajando por una Europa más sostenible y ecológica, para todos los ciudadanos y ciudadanas.

Por todo ello, es necesario tener un presupuesto comunitario que dote de medios reales a propuestas como el Pilar Europeo de Derechos Sociales o la consecución de un Contrato Social Europeo.

La Unión General de Trabajadores siempre se ha considerado europeísta y ha defendido la idea de que juntos, los pueblos de Europa podemos construir un futuro mejor en este continente.