La desconfianza está presente en la mesa del III convenio de registros de la propiedad y mercantiles

En esta segunda reunión desde  FeSMC-UGT, nos hemos comprometido a enviar a todas las partes nuestra plataforma de negociación, y comenzar a trabajar para que este proceso no sea eterno.

Ayer, se ha celebrado la segunda reunión de la mesa de negociación del III Convenio Colectivo.  Aunque sea precipitado hacer valoraciones de una primera reunión de negociación, hemos de decir que la desconfianza está presente en la mesa, y la complacencia de la APR con el actual Convenio parece más que evidente.

El sindicato mayoritario ha evidenciado una tensión clara respecto del resto de los representantes del banco social y es indiscutible que tendremos que hacer algunos esfuerzos para establecer una mínima confianza. Hoy parecían más cómodos los representantes de CSIF con la APR que con aquellos que somos sus compañeros. 

Desde FeSMC-UGT consideramos de máxima importancia y así lo hemos expuesto los siguiente: 

–  Revisión de salarios mínimos y trienios garantizados.

–  Recuperación de la Masa Salarial en oficinas de 10 o menos empleados.

–  Clara definición de los criterios de participación.

–  Participación real de la representación sindical en formación y promoción.

–  Regulación del tiempo de trabajo, flexibilidad horaria y conciliación.

–  Revisión de los permisos retribuidos. 

Todo ello, sin dejar de lado otros temas que en su conjunto establezcan condiciones laborales acordes a la responsabilidad y profesionalidad del trabajo que realizamos. 

En esta segunda reunión desde  FeSMC-UGT, nos hemos comprometido a enviar a todas las partes nuestra plataforma de negociación, y comenzar a trabajar para que este proceso no sea eterno. 

En la próxima reunión que se celebrará el día 13 de febrero, comenzaremos con temas tan  importantes como la Clasificación Profesional, Formación y Promoción, en la que esperamos que todos tengamos altura de miras y estar más atentos a lo que se dice y no a quien lo dice, eso nos ayudará a acercarnos en una negociación que promete días de frustración, pero en la que no renunciamos a nada.