Opinión

Cesar Galiano

Secretario federal Hostelería y Turismo FeSMC-UGT

Las estrellas de los hoteles: haciendo memoria

El responsable de Hostelería y Turismo de FeSMC-UGT, César Galiano, hace un repaso a todas las acciones que el Sindicato ha llevado a cabo, en los último años, para reivindicar la mejora de las condiciones de las camareras de pisos de los hoteles.

No recuerdo quién acuño está frase ni en dónde, pero sí que fue en alguna de las jornadas que entre noviembre de 2015 y marzo de 2016 llevamos a cabo UGT, junto con CCOO, en las que recorrimos buena parte de la España turística para presentar el  libro “Las que limpian los hoteles. Historias ocultas de precariedad laboral”.

Antes, en 2013 desde UGT impugnamos judicialmente todos los convenios colectivos de las numerosas empresas multiservicios que, al calor de la reforma laboral del Partido Popular, crecieron como setas en el sector de Hostelería-Turismo gracias a la posición de privilegio alcanzada por  el convenio colectivo de empresa sobre el sectorial que permitió la externalización masiva de los departamentos de limpieza de pisos de los hoteles, rebajando las condiciones laborales  de las trabajadoras hasta límites  insospechados. Si el trabajo siempre fue duro, ahora se convertía en algo cercano a la esclavitud: 2,5€ por habitación terminada en lo que es un auténtico destajo, rebajas salariales del 40% y pérdida de  los derechos garantizados por los convenios de sector fruto de muchos años de lucha sindical. No perdimos ni un pleito; ganamos, también, en el Tribunal Supremo los recursos que presentaron algunas empresas.

Es curioso, pero nuestra lucha comenzó antes en el plano jurídico que en el sindical y político propiamente dichos, aunque en ningún momento hemos abandonado éstos. En 2015 alcanzamos un acuerdo confederal con CCOO y continuamos ganando sentencias. A la par, definimos  algunas líneas de actuación conjuntas para impedir, o al menos limitar, la incidencia de la externalización de actividades y seguimos peleando contra la reforma laboral que permanece vigente como consecuencia de los limitados apoyos con los que cuenta el actual partido gobernante y que le impiden derogarla.

Traslación al ámbito político

Por otra parte, iniciamos un campaña política para visibilizar el problema, acudimos al parlamento europeo, donde conseguimos una Declaración por escrito (0076/2016)  sobre las condiciones de trabajo del personal de limpieza de los hoteles (camareras/os de pisos) en la Unión Europea. Continuó nuestro peregrinar por los parlamentos regionales de numerosas Comunidades Autónomas, visitamos a todos los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados y el Senado, desplazamos a una compañera (camarera de pisos) a la cumbre social  de Gotemburgo, en 2017, para que en el marco del Pilar Europeo de derechos sociales expusiera la realidad del colectivo. También hemos comparecido en el Senado español para trasladar a los grupos con representación en el mismo la situación de precariedad de los trabajadores, fundamentalmente trabajadoras, de los departamentos de pisos de los hoteles.

En estos últimos años, desde UGT, hemos impulsado la introducción de cláusulas en los convenios colectivos que negocia mi sindicato para obligar a las compañías a aplicar el Convenio Sectorial de Hostelería, independientemente de que las trabajadoras formen parte, o no, de la plantilla del hotel.

Como colofón, el pasado 30 de agosto, en la Mesa para la  de Calidad del Empleo en el Sector de Hostelería, junto con el resto de agentes sociales, la Secretaría de Estado de Empleo y las consejerías del ramo de las Comunidades Autónomas con mayor índice turístico, alcanzamos un acuerdo para recoger textualmente la expresión “camareras de pisos” en el Real Decreto que regula las enfermedades profesionales de manera que no puedan escudarse las mutuas en una deficiente redacción para calificar como enfermedad común (con una menor protección económica para la trabajadora enferma) aquella que se ha producido por causa del trabajo.

Actualmente, en UGT venimos trabajando en la elaboración de un sello de calidad para los establecimientos hoteleros, referido al cumplimiento de la legislación laboral y de prevención de riesgos así como al respeto a la representación sindical en los hoteles, con el objeto de dar a conocer a los clientes de los mismos el nivel de cumplimiento de los respectivos establecimientos.

Llevo cerca de 20 años trabajando en una importante cadena hotelera, a lo largo de los cuales he podido contar con los dedos de una mano las veces que he visto jubilarse a una compañera camarera de pisos a la edad máxima. Siempre tienen que abandonar anticipadamente su profesión y pasar a cobrar una pensión muy inferior de la que les correspondería si pudieran trabajar más años.

Relevancia mediática

Es doloroso, para todos los sindicalistas que hemos tratado de dejar lo mejor de nosotros mismos en esta lucha, comprobar cómo algunos medios de comunicación no recogen la realidad de nuestro esfuerzo a pesar de traducirse en resultados tangibles como los que he tratado de exponer. Para muestra un botón, al día siguiente del acuerdo para la modificación del Real Decreto de enfermedades profesionales, las principales cadenas de televisión no hicieron mención a ninguna de las partes negociadoras, se limitaron a decir que era un triunfo de una serie de colectivos sociales que, si bien es cierto que con su movilización han contribuido a poner la problemática de actualidad, no habían tenido participación alguna.

Actualmente, en el marco del Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería hemos propuesto a las patronales del sector el establecimiento de una cláusula que, a nivel general y para toda España, obligue a aplicar los convenios de Hostelería  independientemente de si es el Hotel o una empresa interpuesta quien desempeña la función de limpieza de habitaciones. De otra parte, hemos planteado  la posibilidad de impulsar de manera conjunta la aplicación de coeficientes reductores a la edad de jubilación de las camareras de pisos para qué, sin pérdida de derechos económicos puedan jubilarse a una más temprana edad como sucede con otros colectivos de trabajadores y trabajadoras.

Desde UGT vamos a continuar trabajando en esta línea, independientemente dela cobertura mediática que tengan nuestras acciones. Nuestro “minuto de gloria” dura ya más de 130 años.