UGT cree que hay que limitar el papel de las operadoras móviles virtuales

LA CNMC da la razón a UGT en la necesidad de poner coto al parasitismo de agentes virtuales, sin red propia y que ni invierten ni crean empleo.

Diez años después de la última revisión del mercado de telefonía móvil, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) presenta su nueva regulación, que básicamente da razón a los argumentos expuestos por UGT en el periodo de Consulta Pública: desregular el mercado, dejar de imponer obligaciones de acceso a los operadores con red propia para la entrada de OMV (Operador Móvil Virtual) y, en definitiva, poner coto al parasitismo de agentes virtuales, sin red propia y que ni invertían ni creaban empleo. Desde UGT Comunicaciones, con la seguridad que nos aporta ser el único sindicato en participar en el proceso regulatorio, queremos aplaudir la decisión de la CNMC. Si bien hasta la fecha hemos sido profundamente críticos con muchos de los dictámenes del regulador, consideramos que tanto nuestra insistencia como nuestros argumentos, han favorecido el cambio de criterio. De hecho, en nuestra anterior participación incluso se ha establecido un debate público y por escrito con el regulador  que esperamos que continúe y sea lo más fructífero posible.

Nuestro Sindicato sigue y seguirá defendiendo la necesidad de dar un vuelco de 180º al Modelo Sectorial. Tal y como remarcamos en nuestra respuesta a la consulta pública, hasta la fecha, el marco regulatorio de las telecomunicaciones se ha basado únicamente en conceptos de competencia y liberalización de mercados, pero poca importancia se ha dado a los efectos de las sucesivas regulaciones del sector en el empleo, tanto en su vertiente de estabilidad como de calidad. Como consecuencia de esta apatía regulatoria desenfocada del empleo, el Sector de las Comunicaciones ha sufrido una pérdida masiva de puestos de trabajo.

Por tanto, UGT sigue y seguirá insistiendo en la necesidad de tener en cuenta la situación laboral del sector a la hora de regular, especialmente en un momento en el que se tomarán decisiones que determinarán el futuro a medio y largo plazo del Sector y su sostenibilidad tecnológica y competitiva.

En consecuencia, y en definitiva, desde UGT Comunicaciones seguimos y seguiremos propugnando una nueva normativa sectorial que favorezca el empleo y la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores, y para que eso sea posible y realizable, es preciso conformar una competencia justa, simétrica y que incentive la inversión, tal y como la CNMC reconoce con esta nueva propuesta normativa al poner límites al parasitismo.