Las cifras de la desigualdad salarial en los sectores de FeSMC-UGT

Eliminar la brecha de género en el empleo, en las condiciones laborales y salariales se constituye en un objetivo inaplazable, porque la recuperación económica se produce en condiciones de equidad o no será, pero también, porque en la lucha por la igualdad están los intereses de la clase trabajadora.

Desde hace varios años, cada 22 de febrero, el sindicato evidencia, en el día por la igualdad salarial, que las trabajadoras tienen retribuciones inferiores a los trabajadores por realizar el mismo trabajo o un trabajo de igual valor.

Este año UGT , bajo el informe de evolución de la brecha salarial, ya se pone de manifiesto en su título que la falta de políticas de igualdad en el empleo incrementa la brecha salarial, que se sitúa en el 23.25%.

A través del informe Brecha de género en el empleo  y condiciones laborales en los sectores de FeSMC, pretendemos afinar el análisis en nuestros sectores, algunos de ellos  con una brecha salarial superior a la media del país y a la vez con actividades muy feminizadas, y en las que se constata una fuerte segregación ocupacional. 

La distribución del empleo respecto al cuarto trimestre de 2016, (según los datos de la EPA en su cuarto trimestre) en las actividades de comercio, hostelería, transporte, comunicaciones y servicios  es de 22.745.900 personas ocupadas, de las cuales 10.578.900  son mujeres y 12.166.900 son  hombres

De las diez ramas pertenecientes a los sectores federales, en cinco de ellas (comercio, hostelería, actividades financieras y de seguros, actividades administrativas y servicios auxiliares y actividades de los hogares) hay más mujeres que hombres en términos de actividad y ocupación. 

En el informe pretendemos analizar la situación de los sectores federales, así como ver las variables que afectan directamente a las mujeres y al empleo, destacando el análisis del tiempo de trabajo y el porcentaje elevadísimo de parcialidad de las mujeres en general y en algunos de nuestros sectores en particular, como otras variables, retribuciones, media salarial, etc.

Los datos siguen reflejando la existencia generalizada de brecha salarial, independientemente de la rama de actividad y ocupación. Las trabajadoras tienen un salario inferior al de los trabajadores y participan mayoritariamente en actividades peor retribuidas (segregación laboral) y concentran un número importante de jornada parcial. 

Eliminar la brecha de género en el empleo, en las condiciones laborales y salariales se constituye en un objetivo inaplazable, porque la recuperación económica se produce en condiciones de equidad o no será, pero también, porque en la lucha por la igualdad están los intereses de la clase trabajadora.

Muertes en el trabajo – #NiUnaMuerteMás