RSS de Portada
Portada > noticia
OPINIÓN | LA PLATAFORMA

Transición ecológica: ¿la disrupción silenciosa?

05/12/2018 | Álvaro Vicioso | Adjunto al Sº de Acción Sindical de FeSMC-UGT

Para UGT, la problemática medioambiental y el cambio climático son un reto que, según la manera de abordarlo, pueden poner en riesgo la igualdad, los derechos y la prosperidad. Por esta razón, los sindicatos debemos estar inmersos en este proceso de cambio.

Del 26 al 29 de noviembre de 2018, UGT ha participado muy activamente en la 14ª edición del Congreso Nacional del Medio Ambiente, CONAMA 2018, un encuentro bienal que, desde su primera edición en 1992, se ha convertido en el evento ambiental de referencia en España.

La edición de este año tuvo como lema Rumbo 20.30, y con él se lanzó un mensaje a la sociedad para impulsar la transición ecológica, en busca de la sostenibilidad ambiental, social y económica. Ha servido de impulso para cumplir los retos que comprometen a España en el marco de la Agenda 2030 de la ONU y los objetivos de la UE para 2020, 2030 y 2050.

Personalmente, esos días en el stand de la UGT en CONAMA, la gente acogía positivamente en su mayoría y algunos con recelo se decía: ¿Qué pinta un sindicato en el tema del medioambiente?. Sin embargo, la ciudadanía  no tiene la menor extrañeza cuando se encuentra la presencia de las grandes empresas (empresas de energía, de construcción, químicas, todas ellas altamente agresivas para el medioambiente -no solo las emisiones contaminantes son agresivas para el medioambiente-, y que, sin embargo, venden “marketing ambiental” y justifican su presencia en estos importantes foros), siendo perfectamente aceptada por el profesional "crítico y de pensamiento independiente" al que le cuesta encontrar la lógica de la presencia de un sindicato de clase como es la UGT.

Para UGT, la problemática medioambiental y el cambio climático son un reto que, según la manera de abordarlo, pueden poner en riesgo la igualdad, los derechos y la prosperidad y que requiere que estemos implicados para moldear una transición justa donde los trabajadores y las trabajadoras seamos capaces de decidir nuestro futuro. Porque UGT está presente allá donde un trabajador esté presente. Y en materia de Medio Ambiente, por supuesto.

¿Qué hacer desde el movimiento sindical?

El sindicato está inmerso en la sociedad: está formado por personas que son parte de la sociedad y por lo tanto es fiel reflejo de la misma. Las preocupaciones del sindicato no son diferentes de las preocupaciones de la ciudadanía y es el momento de actuar en el medioambiente, el cambio climático no espera.

Porque al igual que está ocurriendo con respecto a la otra disrupción que estamos viviendo –la  digitalización y las consecuencias que la misma está teniendo tanto para el empleo en nuestro país y la sociedad en general– la transición energética y la economía circular están ya dentro del sistema y los sindicatos de clase no debemos perder ninguno de estos trenes.

Desde FeSMC-UGT, he tenido la ocasión de participar en CONAMA 2018, junto con nuestro responsable federal de Medio Ambiente, donde hemos podido percibir muy nítidamente el nivel de disrupción que, conforme a los clásicos modelos de trabajo que venimos conociendo en nuestro país, va a generar la transición ecológica que ya tenemos encima.

Y es que la “Transición Energética” (cambios estructurales en los sistemas energéticos) y la “Economía Circular” (estrategia industrial y económica que tiene por objetivo reducir tanto la entrada de los materiales como la producción de desechos vírgenes, cerrando los «bucles» o flujos económicos y ecológicos de los recursos), son conceptos que para la veterana escuela sindical deben, necesariamente, pasar a ser parte del acervo diario.

El impacto de la transición ecológica sobre el empleo

En FeSMC-UGT vemos necesaria la ecologización de los puestos de trabajo y la promoción del empleo verde y decente, tanto en los sectores tradicionales como en los emergentes, para favorecer el desarrollo de una economía circular y ecológicamente sostenible, competitiva y con una pequeña huella de carbono, así como modos de consumo y de producción sostenibles, contribuyendo de esta forma a la lucha contra el cambio climático.

Pero hemos de poner en el mismo plano que los objetivos ecológicos que ansiamos, la importancia de que nadie se quede atrás en esta transición, así como que el empleo que se genere sea digno y de calidad. Porque la problemática medioambiental y el cambio climático es un reto que, según la forma de abordarlo, puede poner en peligro la igualdad, los derechos humanos y la prosperidad y que requiere la implicación del sindicato en la consecución de una transición justa donde los trabajadores  puedan decidir sobre el futuro.

Tenemos claro que las acciones contra el cambio climático no pueden esperar. La zona mediterránea es una de las más vulnerables del planeta al cambio climático y nuestro país tiene que acometer la transición hacia un modelo de desarrollo sostenible que genere empleo de calidad, pero no hay que actuar con precipitación en algo que es muy delicado y en lo que otros países europeos vienen trabajando hace tiempo.

Por ello, debemos definir los agentes sociales, junto con el legislador, un marco regulatorio estable, de “futuro y con futuro” para afrontar la transición hacia una economía baja en carbono y circular. La Ley de Cambio Climático y Transición Energética es una herramienta fundamental y, por ello, es importante garantizar un alto consenso en su elaboración inicial y posterior desarrollo.

Para ello, nuestra participación como agentes sociales de relevancia constitucional  en todo el proceso es absolutamente necesaria. Esta Ley supone una apuesta estratégica, que tiene efectos sobre los métodos y modelos de producción, sobre la prestación de servicios y los hábitos de consumo, afectando a toda la economía y, por tanto, a las personas y a los puestos de trabajo. Tenemos que ser conscientes de que serán las personas quienes finalmente van a verse beneficiadas si las cosas se hacen correctamente o sufrirán las consecuencias en caso contrario.

Popuestas desde el Sindicato

Por ello, desde UGT defendemos que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que se está terminando de elaborar actualmente debe ir acompañada de un Plan Estratégico de Transición Justa que:

  • se realice desde el diálogo entre los distintos Ministerios implicados y los interlocutores sociales. No puede haber un Plan Estratégico de Transición Justa dando la espalda a su afectación laboral.
  • cuente con medidas específicas de apoyo a los sectores productivos afectados.
  • incluya la protección social a personas trabajadoras más vulnerables al proceso de transición energética, incluyendo a los trabajadores de empleos directos, indirectos e inducidos.
  • diseñe planes de reactivación territoriales, en los que prime la diversificación de actividades económicas y se centre en el desarrollo rural y turístico sostenible, haciendo especial hincapié en los colectivos de mujeres y jóvenes.
  • incluya planes de formación y capacitación de los trabajadores en relación a los nuevos empleos verdes. El diseño de esta formación tiene que hacerse con la participación de los representantes de los trabajadores para que sea igualmente efectiva.
  • Que se establezca un fondo económico para este Plan Estratégico a través de los Presupuestos Generales del Estado y de una fiscalidad verde.

En definitiva, una transición justa y un trabajo decente para todos y todas son elementos fundamentales para abrir paso a la ambición que se necesita, tanto en las políticas climáticas como en la transición hacia la digitalización. Todo ello debe hacerse teniendo en cuenta el impacto sobre la economía doméstica de los trabajadores y las trabajadoras y sus medios de vida.

Todo el mundo quiere un aire mejor y desde luego, todos sabemos que hay que actuar contra el cambio climático y los problemas atmosféricos sin demora, pero conviene que hagamos los cambios que sean necesarios pensando en la gente y, sobre todo, ir generando las condiciones para que en 2040 o 2050, efectivamente, esa situación de mejora medioambiental, de acabar con las emisiones, sea una realidad y podamos mejorar el medio ambiente que es el objetivo final.

 

FeSMC-UGT. Avenida de América, 25 - 8ª planta
FeSMCUGT UNI UGT Confederal ITF IUF-UITA-IUL ugt