RSS de Portada
Portada > noticia

Objetivo: extender el salario mínimo de convenio de 1.000 euros

Esta subida va a aumentar la cohesión territorial y la riqueza de las regiones más pobres

24/07/2018 | UGT
  • En siete Comunidades Autónomas (Andalucía, Región de Murcia, Canarias, Extremadura, Galicia, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha) existe una sobrerrepresentación de personas asalariadas con sueldos inferiores a 1.000 euros.
     
  • La Región de Murcia es la CCAA con mayor porcentaje de trabajadores y trabajadoras a jornada completa que cobra menos de 1.000 euros (31,9%).
     
  • La diferencia entre la Comunidad con el salario más alto (País Vasco) y la que tiene el salario más bajo (Canarias) es de casi 650 euros.

El aumento de los sueldos hasta los 1.000 euros en 14 pagas, como mínimo, por convenio, firmado por los interlocutores sociales en el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) va a tener un doble efecto positivo en nuestro país: por un lado, va a reducir las diferencias de capacidad de compra y de calidad de vida entre la población de diferentes zonas, aumentando la cohesión territorial; y por otro, va a servir para impulsar el crecimiento en aquellas Comunidades con tejido industrial más frágil y con menores niveles redistributivos, al ayudar al mantenimiento del consumo de las familias.

Según un informe de UGT a partir del decil de salarios del empleo principal en España de 2016, existe una sobrerrepresentación del número de trabajadores y trabajadoras con sueldos inferiores a 1.000 euros. Esto ocurre en siete Comunidades Autónomas (CCAA): Andalucía, Región de Murcia, Canarias, Extremadura, Galicia, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha. Regiones con un mayor porcentaje de trabajadores con salarios inferiores a 1.000 euros del que se derivaría por su peso sobre el total de personas empleadas en el país.

De esta forma, tomando los trabajadores totales a jornada completa, Andalucía ocupa al 14,9% de los mismos sobre el total del Estado, pero integra al 20,8% del total de empleados con sueldos inferiores a 1.000 euros brutos. Es decir, que posee una sobreponderación de casi 6 puntos porcentuales en materia de salarios bajos. Es la Comunidad con mayor diferencia.

En el otro lado de la clasificación, Madrid y Cataluña son las CCAA más infrarrepresentadas en el total de trabajadores y trabajadoras con sueldos bajos, teniendo en cuenta su peso sobre el total de empleo (-3,6 puntos ambas).

Grandes desigualdades salariales por Comunidades

En relación con los empleados a jornada completa que perciben menos de 1.000 euros, el informe señala que los territorios menos favorecidos vuelven a ser estos mismos siete, pero la Región de Murcia se sitúa en cabeza al tener el 31,9% de personas por debajo de ese sueldo, seguida de Extremadura (27,2%), Canarias (26,7%), Andalucía (25,8%), Galicia (20,5%), Castilla-La Mancha (19,3%) y Comunidad Valenciana (19,3%). En el extremo opuesto, País Vasco (8,8%), Navarra (10%) y Baleares (13,7%), son las que tienen una mejor situación en este aspecto.

Una gran desigualdad en el sueldo real de los trabajadores y trabajadoras de este país, apreciándose una diferencia notable de casi 650 euros entre el salario de la Comunidad que lo tiene más elevado (País Vasco, 2.182,18 euros) y la que lo tiene más bajo (Canarias, 1.538,56 euros).

Para UGT, el aumento del salario de convenio a 1.000 euros en 2020 tendrá un mayor efecto positivo relativo sobre las Comunidades que poseen menores niveles salariales. En este sentido, reducirá las desigualdades interterritoriales, ya que los beneficiarios principales se encuentran, en mayor medida, en aquellas CCAA que poseen menor renta per cápita, aumentando sus salarios proporcionalmente más.

Estas diferencias salariales son reflejo, en su mayoría, de la diferente estructura productiva en cada territorio, puesto que, en último término, los salarios dependen de las productividades de las empresas y de su capacidad para generar valor añadido, que a su vez están directamente relacionadas con el grado de cualificación de las trabajadoras y trabajadores.

Pero, en nuestro país, se está produciendo un efecto que alimenta la permanencia de esas diferencias, en la medida que las CCAA menos ricas, que poseen salarios más bajos, tienen menor capacidad global de consumo y, por tanto, aporta menos al crecimiento de su PIB. Además, puesto que en esas CCAA la inversión empresarial suele ser también más reducida, el resultado es que dependen en mayor medida que otras del impulso externo de la inversión pública, que en los tiempos actuales se encuentra en permanente vigilancia por su impacto sobre el déficit público.

Por ello, la subida de los salarios a 1.000 euros acordada en el IV AENC se hace indispensable para los trabajadores y trabajadoras de este país, con el fin de reducir los niveles de pobreza y exclusión social de los ciudadanos y ciudadanas y las graves desigualdades entre las Comunidades Autónomas que se producen en la actualidad, imprescindible para aumentar el consumo y la demanda interna.

FeSMC-UGT. Avenida de América, 25 - 8ª planta
FeSMCUGT UNI UGT Confederal ITF IUF-UITA-IUL ugt