RSS de Portada
Portada > noticia
OPINIÓN | LA PLATAFORMA

Defender el acuerdo marco de hostelería frente a particularismos

06/10/2017 | Santos Nogales | Secretario de Acción Sindical FeSMC-UGT

UGT y CCOO acuden al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en defensa del Acuerdo Marco de Hostelería.

Da la impresión que corren malos tiempos para todo lo que pueda sonar a regulación general o estatal, y en materia laboral ese es el criterio que del desarrollo de nuestra Constitución se desprende en materia de negociación colectiva.

Porque el Estatuto de los Trabajadores determina que serán las organizaciones sindicales representativas, junto con las patronales correspondientes, quienes deben determinar la estructura de negociación colectiva de cada sector de actividad.

Esa ha sido la pauta seguida desde el sector de la hostelería que, en 1996, lograba alcanzar un acuerdo marco para el conjunto del sector y de afectación a la totalidad de nuestro país.

Dicho acuerdo marco, conocido como ALEH (Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería), ha venido desde entonces renovándose cada cinco años y determinando las materias que son objeto de negociación en el mismo, así como concretando el resto de materias que deben ser negociadas en los ámbitos provinciales o autonómicos.

En resumen el ALEH reserva una serie de materias (estructura, clasificación, promoción, régimen disciplinario, seguridad y salud, formación, contratación) al ámbito estatal y el resto de materias (salarios y jornada, entre otras) a los convenios de carácter provincial o autonómico.

Ello ha permitido que el sector de la hostelería pueda transitar por la negociación de sus condiciones en base a la realidad de cada ámbito territorial pero sobre el soporte de la homogeneidad en materias que son de carácter más general, como las reservadas para el ámbito estatal.

Sin embargo, hace pocos meses, nos vimos sorprendidos por la acción de los sindicatos nacionalistas vascos que, saltándose la regulación existente en materia de concurrencia de convenios, optaron por negociar un acuerdo marco de hostelería para la comunidad vasca, y expresándolo con sus palabras manifestaron que “no hay autogobierno si mediante la negociación colectiva los trabajadores de Euskal Herria no pueden negociar sus condiciones de vida”, afirmación que carece de toda veracidad puesto que nada ni nadie les impide negociar los convenios colectivos de cada una de las provincias que conforman el País Vasco, cuestión que deja mucho que desear puesto que en Guipúzcoa el convenio de hostelería lleva sin negociarse desde el año 2009; el de Álava desde 2012 y el de Vizcaya ha ido acumulando prorrogas sin modificar su contenido. Territorios todos ellos donde los sindicatos nacionalistas cuentan con la representación suficiente para dar salida y solución a esos convenios que permanecen bloqueados.

¿Y qué han hecho estos sindicatos nacionalistas para solucionar tan grave problema?, pues cerrar un acuerdo marco de hostelería para el ámbito autonómico en el que únicamente se centran en levantar un muro frente a la regulación estatal y determinar que sus convenios actuales, o futuros, tendrán prevalencia sobre los estatales existentes.

¿Y con ello han solucionado el problema de miles de trabajadores que mantienen condiciones bloqueadas desde hace años? Evidentemente no, puesto que dichas condiciones, en algunos casos con retrasos de más de ocho años,  han sido elevadas a prevalentes sobre la regulación estatal.

Pero parecen mas empeñados en la defensa de principios de orden político que de la defensa de las condiciones de los trabajadores, como ellos mismos manifiestan cuando escriben: “(…) que desde Madrid se trabaja en contra de cualquier ámbito que suponga derecho a decidir y, en consecuencia, el Lendakari debería defender los derechos de los trabajadores y dar una respuesta firme ante estos ataques”.

Afirmaciones éstas que son difíciles de sostener y demostrar, puesto que desde el ámbito estatal, que no de Madrid, la regulación existente en el ALEH tiene, y ha tenido siempre como objetivo, la defensa de una negociación articulada sobre la base del acuerdo marco estatal y los convenios territoriales sean estos provinciales o autonómicos.

Por eso las afirmaciones de los sindicatos nacionalista mas bien pueden sonar a excusas por su incapacidad para tener una negociación en hostelería activa y no bloqueada como es el caso. O tal vez puede tratarse de una estrategia sindical consistente en eliminar o devaluar los convenios sectoriales, sean estos del ámbito que sean, y solo dar protección a los ámbitos de empresa, cuestión preocupante cuando el 80% de la estructura de nuestro país es pequeña y mediana empresa.

Y en su empeño por querer culpabilizar los logros de la negociación sectorial estatal, argumentan de manera falsa que puede haber trabajadores que pierdan hasta un 50% de sus salarios con la regulación sectorial estatal. En este caso se están refiriendo al convenio de colectividades que fue firmado hace menos y que entre sus novedades contiene el mantenimiento de las tablas salariales de cada convenio de hostelería provincial del que partían, y al que se aplicarán los incrementos pactados en dicho convenio estatal. Por tanto no puede haber perdida sino, al contrario, ganancia al quedar desbloqueados aquellos que llevaban años de retraso.

Lamentablemente los sindicatos nacionalistas transitan por la senda de la desinformación hacia los trabajadores, buscando culpables a su falta de acción sindical y eludiendo asumir sus responsabilidades en la defensa de los intereses de los trabajadores, porque esos sindicatos tienen sitio reservado en la mesa estatal del ALEH, al igual que en la de colectividades, y por el momento no han aparecido ni mostrado ningún interés en asumir su representatividad en las mismas.

FeSMC-UGT. Avenida de América, 25 - 8ª planta
FeSMCUGT UNI UGT Confederal ITF IUF-UITA-IUL ugt