RSS de Portada
Portada > noticia
OPINIÓN | LA PLATAFORMA

"Cuando vinieron a buscarme, no había nadie..."

07/02/2019 | Álvaro Vicioso | Adjunto al Sº de Acción Sindical de FeSMC-UGT

A estas alturas, resulta reiterativo recordar que la federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT lleva tiempo exponiendo, allí donde puede ser escuchada, que el Sindicato entiende las reivindicaciones del taxi, pero también las de los conductores de los VTC.

Pero también llevamos meses advirtiendo en todos los foros que el problema no es la “revolución digital”, sino la contrarrevolución neoliberal con sus políticas de austeridad y sus contrarreformas laborales que fomentan la subcontratación para debilitar a los sindicatos, las que están causando la destrucción de puestos de trabajo que estaban regulados colectivamente mediante un convenio colectivo sectorial y la precariedad del trabajo existente.

Y por tanto, el sector del taxi y de las VTC no son ajenos a esta realidad que nos está arrollando, precisamente en el mismo espacio temporal en que somos  testigos de la derrota de la última lucha obrera tras el cierre de las minas de carbón en nuestro país. Porque, como sociedad, no hemos querido hacer caso de lo que nos advirtió Martin Niemöller en los años 80: “Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar…”.

Porque mientras, estupefactos y temerosos, observamos como sociedad “Lo que el viento se llevó” y la creación del precariado (neologismo que fusiona los términos “precario” y “proletariado”, trabajadores que tienen unas condiciones muy precarias, con empleos poco estables, muy flexibles, con bajos salarios y contratos de muy corta duración).

Transformar no implica desregular ni precarizar

Las colosales transformaciones se están produciendo ya, día a día, poniendo patas arriba estructuras, modelos, formas de vida y formas de ganarse la vida. Trabajadores de muchísimos oficios lo están sufriendo en sus carnes. En el sector financiero, seguridad privada, hostelería, oficinas, seguros, comercio, limpieza, logística, etc… la sacudida está provocando un cataclismo que se lleva por delante empresas por centenares y puestos de trabajo por miles. Muchísimos de cuantos estáis leyendo estas letras seguro que podríais contar experiencias similares en actividades muy diferentes.

Su objetivo, por tanto, es realizar un cambio estructural del modelo de relaciones laborales tratando de consolidar un marco de actuación diferente y completamente precario, en el que no existe cobertura para una protección por desempleo decente, ni para una situación de incapacidad temporal, ni el derecho a un descanso remunerado, ni a unas vacaciones anuales retribuidas, ni a derechos de carácter colectivo de vital importancia como son los derechos de información, consulta y participación en la empresa, entre otros muchos.

Hemos de tener todos claro que la inseguridad jurídica planteada en torno a la calificación de los trabajadores al servicio de estas plataformas digitales, conlleva necesariamente una reducción de los estándares de protección social, al asumir éstos directamente los costes de producción. Para FeSMC-UGT estos “falsos autónomos” son trabajadores por cuenta ajena que deberían estar amparados legalmente por los convenios colectivos sectoriales y tienen que estar cubiertos por las tutelas propias del trabajo subordinado, con los mismos derechos laborales, de protección de la seguridad y la salud y de acción colectiva que el resto.

Pero el hecho de que los avances tecnológicos permitan desarrollar el trabajo de forma diferente, no justifica la inaplicación de la normativa laboral a los asalariados tanto del sector del Taxi como del sector de VTC (ambos precarizados de forma muy similar aunque con matices, por sus “patrones”, porque se trata de que ambos modelos convivan, tributen al país y tengan unas  condiciones laborables equiparables). Es importante que recordemos este matiz porque es el Derecho del Trabajo (y no otra disciplina jurídica, mercantil o civil), desde su óptica tuitiva y protectora, el que tiene que regular este nuevo escenario, adaptándose a las nuevas realidades, bajo la premisa de alcanzar el reconocimiento de trabajador por cuenta ajena.

Una nueva realidad que demanda la implicación sindical

Quede claro que nuestro Sindicato no permanece ajeno a la realidad y somos conscientes de que estas actividades que ahora están en auge es urgente y necesario que pasen a integrarse en nuestro escenario económico y laboral colectivo. Desde FeSMC-UGT hacemos con los trabajadores de VTC lo que hacemos siempre con todos los asalariados: defenderlos y tratar de mejorar sus condiciones de trabajo a partir de negociaciones con la patronal. De hecho, ya se ha iniciado el procedimiento de elecciones sindicales en Madrid y Barcelona para que estos trabajadores puedan elegir a sus representantes sindicales y comenzar a negociar con sus empresas y patronales como ocurre en todos los sectores.

Con la aplicación de la normativa laboral para este nuevo tipo de trabajadores de las VTC también se evitará la expansión de la economía sumergida, el dumping social y la  competencia desleal (Uber, Deliveroo, Glovo…) ya que, de lo contrario, se acabará con aquellas empresas que independientemente de su modelo, sea el conocido como clásico (sector del taxi) o el que aparece bajo estas nuevas fórmulas digitales (Cabify), comparten con nosotros unas relaciones laborales reguladas con derechos, (siempre mejorables desde la óptica sindical).

También es urgente y necesario que exista transparencia informativa y divulgación por parte de los operadores de VTC sobre su efectivo control de  los pagos de impuestos, las cotizaciones a la seguridad social y las prácticas relativas a la calificación del trabajo colectivo en las plataformas referidas.

Quede claro que en FeSMC-UGT consideramos que si se estuvieran incumpliendo los acuerdos sobre regulación legal de los vehículos VTC es natural que el sector del taxi pelee por su derecho a que la Administración central vele por su cumplimiento (y no generar 17 problemas autonómicos o centenares de problemas municipales).

Soluciones en el largo plazo

Y con las luces cortas del “ahora mismo” sólo podemos transmitirles nuestra solidaridad tanto a los asalariados del taxi como de VTC. Pero con las “luces largas” de lo que está ocurriendo y va a seguir ocurriendo en este mundo en mutación es más que evidente que nos enfrentamos como sociedad a un rival inmensamente más poderoso que Uber, Deliveroo o Glovo, ya que se trata de un cambio de página de la historia. Ese es un rival al que hemos de ser conscientes de que no se puede vencer, al que hay que adaptarse y al que hay que incorporar a nuestra normativa laboral colectiva.

Si es una realidad durísima, difícil e incierta, pero es así, inexorablemente. Este 2019 ha de ser el año de la adaptación de ese modelo de esclavitud laboral, gobernando entre todos los agentes sociales esta transición que necesariamente ha de ser justa.

Aún estamos a tiempo de encontrar una solución de equilibrio y el Gobierno central tiene la obligación de sentarse y tratar de buscar vías que den lugar a que ambos sectores puedan convivir plenamente. Porque si esto no se produce, la sociedad española sufrirá y generará fracturas sociales no deseadas. 

FeSMC-UGT. Avenida de América, 25 - 8ª planta
FeSMCUGT UNI UGT Confederal ITF IUF-UITA-IUL ugt