RSS de Portada
Portada > noticia
OPINIÓN | LA PLATAFORMA

Acción sindical en terreno minado

18/05/2017 | Santos Nogales | Secretario de Acción Sindical FeSMC-UGT

Sentirse vigilado en tus acciones puede ser una percepción errónea pero, también, una realidad objetiva: depende de las circunstancias. Lo cierto es que nosotros seguimos en las mismas posiciones que siempre ha defendido esta Organización pero, quizás, acelerando el paso, adaptándonos a una realidad adversa y cambiante que debe ser reconfigurada desde dentro, sin estridencias pero con firmeza.

Negar la realidad que nos han impuesto, mirar para otro lado o pretender romperla a martillazos no es nuestro estilo (nunca lo fue): debemos luchar para cambiarla, con presión pero negociando. Defendemos el interés de cientos de miles de trabajadores y trabajadoras de empresas multiservicios, con el mismo nivel de compromiso que lo hacemos con el resto de profesionales asalariados de otros sectores de actividad, y siempre con lealtad a los principios de la Unión General de Trabajadores. Estamos convencidos de haber cumplido con la legislación vigente. Si algo estamos conculcando, que lo decidan los jueces, porque esa potestad no la tenemos nosotros.

Dicen que hemos provocado daños a terceros (esto también es terreno jurídico y yo ahí me manejo con dificultad). Lo cierto es que hemos actuado sobre los trabajadores que en el perímetro sectorial nos han adjudicado a representar, porque me sitúo en la posición de aquellos a los que defiendo (se llama empatía) y a esos les hemos garantizado, por convenio, sus derechos sectoriales, de los que hoy están alejados en muchos casos, con diferencias salariales del 40% por realizar el mismo trabajo, idéntica actividad. Esta es una consecuencia más de una crisis que están instrumentalizando para dinamitar un marco laboral que no gusta a los poderes económicos. Quieren un nuevo paradigma en las relaciones laborales que se sostenga sobre el desequilibrio y la sumisión. El resultado es la precarización, el empobrecimiento y la indignidad.

Con este panorama, pienso yo que tendremos que empezar por mejorar las condiciones de los más desfavorecidos, en terrenos, además, mucho más pantanosos en los que no es sencillo hacer acción sindical, de ahí que sea bueno definir una estrategia, ir con cautela, paso a paso, y con objetivos a medio y largo plazo. Pretender hacer acción sindical de espaldas a la realidad es, en este caso concreto, el de las empresas multiservicios, no sólo la opción más sencilla sino la menos productiva en términos de beneficio para los trabajadores. Negar la mayor solo generará frustración entre miles de trabajadores que viven en empleos inestables que les condenan a la incertidumbre. Su defensa debemos iniciarla desde el límite en el que se encuentran, desde la realidad que nos han impuesto (para cambiarla).

En ese escenario hay que hacer sindicalismo, con la dificultad añadida del desafecto hacia las organizaciones obreras que ha ido calando entre algunos segmentos de la ciudadanía, bombardeados con artillería mediática muy pesada y sostenida en el tiempo. Mientras tanto, la fortaleza empresarial y su capacidad para eludir sus compromisos con la sociedad y centrarse, exclusivamente,  en la obtención de beneficios inmediatos, con poco riesgo y mucho trabajo ajeno mal remunerado han consolidado la mercantilización del trabajo, que está siendo troceado para comerciar con mayores márgenes. Esta es la realidad que beneficia a las grandes corporaciones que han medrado en las consecuencias de la crisis, ellos sí han sabido interpretar la tramposa idea de entender una crisis como una oportunidad: en su caso la han rentabilizado al máximo, con ayuda de una clase política dirigente entregada a las tesis ultracapitalistas.

Las consecuencias para el interés general han sido dolorosas, han degradado la sociedad en su conjunto. No solo han empobrecido a las personas –muchas de las cuales, a pesar de tener un empleo, siguen sin llegar a fin de mes– sino que han diezmado los recursos de cobertura social. Por eso toca remontar, sabiendo qué capacidad tenemos para el tamaño de nuestros pasos, manejando bien los tiempos y especialmente atentos para construir alianzas que ayuden en nuestro empeño.

Eso precisamente hemos plasmado, con nuestras capacidades y fuerzas, en el texto de un convenio denostado por ser de empresa, pero que desde nuestra óptica pudiera ser la esperanza que se materializa en la cobertura de los convenios sectoriales, un punto de partida para avanzar en una estrategia que debe desarrollarse en un contexto adverso, complejo, inestable. De alguna manera, este convenio utiliza la reforma laboral para revertir sus propios efectos sobre los trabajadores, con el objetivo de hacer prevalecer lo colectivo sobre el individualismo.com.

 

FeSMC-UGT. Avenida de América, 25 - 8ª planta
FeSMCUGT UNI UGT Confederal ITF IUF-UITA-IUL ugt